Navidad: 13 Días De Paz

Devotional

Buenas Noticias Para Todos  


Escrito por Danny Saavedra


“Cuando los ángeles regresaron al cielo, los pastores se dijeron unos a otros: «¡Vayamos a Belén! Veamos esto que ha sucedido y que el Señor nos anunció». Fueron de prisa a la aldea y encontraron a María y a José. Y allí estaba el niño, acostado en el pesebre. Después de verlo, los pastores contaron a todos lo que había sucedido y lo que el ángel les había dicho acerca del niño. Todos los que escucharon el relato de los pastores quedaron asombrados,”—Lucas 2:15–18 (NTV)


Según un experimento sociológico reciente, las buenas noticias viajan más rápido que las malas noticias. El Dr. Jonah Berger, un experto de renombre mundial sobre el boca a boca, el mercadeo viral y la influencia social resumió los hallazgos de este extenso estudio al afirmar: "Si yo acabara de leer esta historia que cambia la forma en que entiendo el mundo y a mí mismo, yo quiero hablar a otros sobre lo que significa". 


¿No es increíble y también algo sorprendente? Mucha gente quiere que creas que las malas noticias viajan mucho más rápido que las buenas, pero ese no parece ser el caso. Supongo que es como la vieja expresión, "Capturas más moscas con miel que con vinagre." Piénsalo: Ya sea lo mejor que hayas comido, una gran película que acabas de ver, un libro convincente que simplemente no pudiste soltar, un gran regalo que recibiste, obteniendo el trabajo de tus sueños, o un maravilloso anuncio que transforma tu vida, cuando algo increíble sucede, lo primero que normalmente queremos hacer es compartirlo con otros!


Hoy día, todos lo comparten todo. Desde fotos, gifs, videos, bumeranes y tik-toks hasta historias, artículos, citas inspiradoras y pepitas doradas de sabiduría, nuestros “feeds” de Facebook, Twitter e Instagram nunca carecen de contenido. ¡Compartimos todo! Pero a menudo, ¡estamos dudamos y tememos compartir a Jesús!


Amigos, piensa en esto: la Navidad es la celebración de las noticias más grandes que la humanidad haya recibido - el nacimiento de Jesús. Y a diferencia de la deliciosa hamburguesa que te acabas de comer o cualquier otra pieza de noticias emocionantes que tienes la cual probablemente sólo te afecta a ti o a un pequeño número de personas, la venida de Jesucristo, el Salvador del mundo, es una buena noticia que afecta a todos! Si has visto el poder de Cristo cambiar corazones y traer paz... ¿por qué no querrías compartir esta increíble noticia con la misma emoción y alegría que cuando compartes una gran foto en Instagram?! 


Es el tipo de noticia que deberíamos estar desesperados y sin vergüenza alguna emocionados de compartir con todas y cada una de las personas que encontramos. No hay noticia que deba viajar más rápido que la buena noticia de que Dios ha hecho un camino para que nosotros los pecadores seamos restaurados a una relación correcta con Él, redimidos de nuestros pecados y recibidos en Su familia como hijos.


En el pasaje de hoy, vemos lo que los pastores, que como aprendimos ayer fueron los primeros en recibir la increíble noticia que el Salvador había nacido, hicieron después de todo lo que habían oído y visto. No guardaron las noticias para sí mismos. En cambio, " Después de verlo, los pastores contaron a todos lo que había sucedido y lo que el ángel les había dicho acerca del niño. Todos los que escucharon el relato de los pastores quedaron asombrados” Lucas 2:17 (NTV)


Al celebrar la Navidad, oro que recordemos que hemos sido llamados a compartir el mensaje de salvación a través de Jesús con todos aquellos a quienes Dios ha puesto en nuestras vidas. Al igual que los pastores, tenemos un mensaje increíble para el mundo entero, y simplemente no podemos guardarlo para nosotros mismos. 


No necesitas entrenamiento de un seminario Bíblico para hacer esto. Al igual que los pastores, y como la mujer del pozo (Juan 4) que inmediatamente fue a su pueblo para contarle a la gente acerca de Jesús, sólo tienes que decirle a la gente la buena noticia de que Jesús los ama, murió por ellos, y puede cambiar sus vidas y corazones de maneras que nunca pensaron posibles. No necesitas saberlo todo. Sólo tienes que ser como el hombre ciego en Juan 9:25 (NIV) quien dijo: "pero lo que sé es que yo antes era ciego, ¡y ahora puedo ver!” Si estabas perdido pero ahora has sido encontrado, si estabas roto pero ahora te has restaurado, si estabas vacío pero ahora tienes vida, identidad, sentido de pertenencia, y propósito, entonces tienes una historia que contar! 


El evangelio de Jesús tiene el poder de cambiar cada corazón por sí mismo. Todo lo que necesitas hacer es ser el mensajero que entrega esta buena noticia.