Navidad: 13 Días De Paz

Devotional

Guerra con Dios (Por Qué Necesitamos Paz)


Escrito por Danny Saavedra


“Dios nos hace justos a sus ojos cuando ponemos nuestra fe en Jesucristo. Y eso es verdad para todo el que cree, sea quien fuere. Pues todos hemos pecado; nadie puede alcanzar la meta gloriosa establecida por Dios.  Sin embargo, Dios nos declara justos gratuita y bondadosamente por medio de Cristo Jesús, quien nos liberó del castigo de nuestros pecados.”—Romanos 3:22-24 (NTV)


Cada año celebramos la Navidad. Es un momento de gozo y buenas nuevas. Decoramos un árbol, ponemos luces, cantamos hermosos villancicos y damos maravillosos regalos. Y cada año a los cristianos les gusta recordarles a todos que " Jesús es el motivo de la temporada". Pero ¿Con qué frecuencia reflexionamos verdaderamente sobre el por qué Él es el motivo de la temporada? ¿Por qué hay una temporada ante todo? ¿Por qué dejó Jesús el cielo para venir a la Tierra?


La respuesta es simple, nuestro pecado. Así es, la historia de la llegada a nosotros de la Paz perfecta de Dios fue puesta en marcha por el primer acto de desobediencia, que trajo el pecado al mundo, lo que nos hizo pecadores a todos los que descendimos de Adán y Eva, y es esta naturaleza pecaminosa - según Romanos 5:10 - que nos convierte en enemigos de Dios. 


Vea usted, Dios nos hizo a Su imagen y semejanza (Génesis 1:27). Fuimos la joya de la corona de su creación, hechos para conocerle, amarle y vivir con Él.  Estábamos destinados a disfrutar de una relación perfecta en Su presencia, para siempre, como Sus amados hijos, como lo experimentaron Adán y Eva. Ellos caminaron con Dios, hablaron con Dios, y disfrutaron de Su presencia. Pero luego todo salió mal. . . cuando ocurrió la caída.


Adán y Eva permitieron que su orgullo e impulsos egoístas, su deseo de ser "como Dios", nublaran su juicio. Y como se dejaron engañar por la serpiente, ellos, y todos nosotros, fuimos destituidos de Su gracia. En ese momento, ”Por medio de un solo hombre el pecado entró en el mundo, y por medio del pecado entró la muerte; fue así como la muerte pasó a toda la humanidad, porque todos pecaron.” (Romanos 5:12 NVI). La peor parte es que precisamente lo que estaban buscando, ser como Dios, ya lo tenían. Llevaban su imagen y semejanza, y Su huella estaba en sus corazones y almas.


En el libro “Pecado y Redención”, el autor John Garnier afirma que, “El pecado, por tanto, produce enajenación y enemistad hacia Dios, o, en otras palabras, una separación moral entre el pecador y Dios, que es la muerte espiritual; y lo contrario a esto es ser vivificado o ser restaurado, es decir, reconciliarse con Dios." El pecado de Adán y Eva infectó a todos sus hijos, a cada persona en la historia de la humanidad. Causó una separación entre nosotros y un Dios santo y perfecto.


En Romanos 6:23 (NVI), Pablo dice: "Porque la paga del pecado es muerte". El pecado en el Jardín del Edén trajo de inmediato muerte espiritual a toda la humanidad, y la deuda final por el pecado de uno es la muerte completa que ocurre con la muerte física. Por lo tanto, para cubrir la deuda del pecado (que es la muerte), algo (o algún otro) necesitaba morir en lugar del pecador. Por eso, el acto de sacrificio se hizo necesario para pagar la deuda del pecado. ¿Por qué? Porque el costo de nuestro pecado es la muerte "pues sin derramamiento de sangre no hay perdón." (Hebreos 9:22 NVI).


La primera instancia de esto se ve directamente después de la caída. Génesis 3:21 (NTV) dice: " Y el Señor Dios hizo ropa de pieles de animales para Adán y su esposa.". Pero para que Dios cubriera la vergüenza de Adán y Eva, se requirió el derramamiento de sangre. Pero aquí está la cosa: "…ya que es imposible que la sangre de toros y de los machos cabríos quite los pecados." (Hebreos 10:4 NVI). Solo un sacrificio perfecto de un Dios perfecto y eterno podría hacer posible la paz entre nosotros y Dios. ¡Y esto es lo que hace que la historia de Navidad sea tan poderosa!


Es el momento en que el glorioso plan de Dios se hizo realidad. ¿Cómo? “Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que cree en Él no se pierda, sino que tenga vida eterna.” (Juan 3:16 NVI, énfasis agregado). Jesús pagó la paga de nuestros pecados, de una vez por todas, para darnos el regalo de Dios, que es “vida eterna por medio de Cristo Jesús nuestro Señor.” (Romanos 6:23 NTV). Gracias a Jesús, podemos glorificar y disfrutar a Dios aún más íntimamente de lo que jamás pudieron Adán y Eva. No solo podemos caminar con Dios, ¡sino que también tenemos el Espíritu de Dios dentro de nosotros!