Toda acción tiene consecuencias

Devotional

El arrepentimiento hace que Dios pelee por nosotros


Si oramos que Dios haga justicia en nuestra nación y pedimos que los corruptos salgan a la luz y los que han engañado y robado vayan a la cárcel, tengamos presente que el juicio empieza por la casa de Dios, así dice la Biblia. No digo que dejemos de orar, ¡no!; pero pongamos nuestra vida y casa en orden. Tan pronto Josafat reconoció su pecado, la Biblia nos muestra que la unción regresó porque de manera inmediata, el Espíritu del Señor vino sobre uno que estaba allí y le dijo al pueblo que no tuviera miedo ni se desalentara por el poderoso ejército que enfrentaba porque la batalla no era de Israel, sino de Dios. Cuando vuelve la unción, el Señor da una estrategia sobrenatural, como en el caso de Josafat que fue poner a los adoradores al frente del ejército. Allí estaban cantando, alabando el esplendor de la santidad de Dios, ¡y el Señor peleó a su favor! El alabanzas de esa porción en hebreo es tehijah, no la que más se usa que es halal. La diferencia es que cuando se pasa un buen tiempo, veinte minutos o más aplaudiendo, gritando, saltando y celebrando, llega el tehijah, es decir, Dios se manifiesta, y es cuando los milagros ocurren, en ese momento el Señor hizo que los enemigos de su pueblo se mataran unos a otros. 


¿Queremos eso? ¡Toda acción tiene consecuencias!


Si deseas profundizar este tema, te invitamos a ver el sermón completo en este enlace en YouTube https://www.youtube.com/watch?v=lCfRBwOtEtA