El Compromiso de Oración para Niños - Como Hablar con Dios Todos los Días

Devotional

Salmos 51:2, Mateo 18:21-35, 1 Juan 1:9

  

¡Todo sobre el Arrepentimiento!

¿Puedes decirlo?

Ora: Te pido perdón por mis pecados. Límpiame. 

Verso para memorizar: Repite Salmos 51:2 tres veces. 

¿Puedes verlo? 

La historia de hoy se llama, la Parábola del siervo despiadado, y está en Mateo 18:21-25. Pedro preguntó a Jesús, “¿cuántas veces tengo que perdonar a mi hermano que peca contra mí?¿hasta siete veces?” Jesús respondió, “setenta y siete veces”, y contó otra historia.   

Había una vez un rey que llamó a sus siervos para saber lo que ellos le debían. Un siervo en particular le debía al rey una gran cantidad de dinero, que él nunca podría pagar en su vida entera. El rey dijo, “voy a venderte a ti y tu familia como esclavos para que me devuelvas el dinero que me debes" . El hombre le rogó, “tenga paciencia conmigo y se lo pagaré todo”. Porque el rey era un hombre amable y sintió compasión por su siervo le dijo, “¡te dejo ir – eres libre de toda deuda! 

¿Sabes lo que hizo ese mismo siervo? El fue y encontró a su compañero que le debía una pequeña cantidad de dinero y lo amenazó. Le gritó, “págame lo que me debes”. El compañero le suplicó, “por favor, ten paciencia conmigo y te lo pagaré”. Pero el hombre tenía un corazón cruel y no mostró misericordia. En cambio, lo metió preso. 

El rey se enteró lo que el siervo perdonado había hecho. Él se enojó mucho. “¡Siervo malvado! Te perdoné toda aquella deuda porque me lo suplicaste. ¿No debías tú también haberte compadecido de tu compañero, así como yo me compadecí de ti?”. Y el rey lo mandó a prisión para que sea castigado hasta que pague el dinero que debía.     

En esta historia, Jesús hizo una fuerte advertencia, que si no perdonamos a otros Él no nos perdonará a nosotros.   

¿ Puedes hacerlo?

Arrepentirte de tus pecados cada día, pidiendo a Dios que te limpie dejándote blanco como la nieve. 

Pedir a Dios ayuda para no pecar. 

Estar siempre dispuesto a perdonar a otros.  

Ora: Querido Padre celestial, gracias por amarme y hacerme uno de tus hijos. Ayúdame a amarte y obedecerte. Ayúdame a amar a otros como tú me amas.Te pido perdón por mis pecados. Límpiame.