«¿Hay Algo Difícil Para Dios?»

Day 3 of 3 • This day’s reading

Devotional

«No te dejaré hasta que me bendigas»




Esta es la oración de Jacob. Esta oración ha sido clasificada como la más singular de las oraciones en la Biblia, así como uno de los episodios más raros. Esta, es la historia. Jacob, vivió su vida confiado en sí mismo. Vivió por intrigas y manipulaciones. Acumuló riquezas, y ahora regresa a su tierra con la posibilidad de encontrar a su hermano, Esaú. Esaú, quien había sido engañado por Jacob, podría acabar con él y todo lo que tenía. Jacob estaba aterrorizado. Finalmente, el independiente, autosuficiente e intrigante Jacob, reconoce su necesidad de Dios.




En la noche, antes que Jacob encontrara a Esaú, un extranjero asalta a Jacob en la oscuridad. Ellos comienzan a luchar, de hecho, luchan a lo largo de toda la noche. A través del tiempo, se le hizo claro a Jacob que este extraño no era otro sino Dios mismo en forma humana. Y cuando Dios estaba por irse, Jacob se aferra a él con su vida. Él no lo dejaría irse. Al aferrarse a Dios, Jacob exclamó, «¡no te dejaré hasta que me bendigas!» ¿De qué se trata esta oración? Parece egoísta, pero Dios la amó, y la respondió. Dios bendijo a Jacob. 




Dios amó su oración porque Jacob, un independiente y autónomo, lo está llamando en dependencia. «Señor, te necesito. Señor, necesito tu bendición. Señor, necesito tu gracia. Sin tu bendición, no hay esperanza. Señor, yo no te dejaré ir hasta que me bendigas». Dependencia. Desesperación. Confianza. 




Para un orgulloso, independiente como Jacob, como yo, y quizás como tú, esa es una oración que Dios ama. A veces, Dios luchará con nosotros y quizá nos dará una cojera, como la que el eventualmente le dio a Jacob, para mostrarnos cuánto lo necesitamos y enseñarnos a exclamar, «Señor, te necesitamos. Yo te necesito. Yo necesito tu bendición, tu rescate y tu protección. Sin ti, no tengo esperanza». Esa es una oración que Dios ama. 




Es tiempo de dejar todo, y hablar con Dios de manera transparente, dejar de lado la autosuficiencia, y manifestar cuánto lo necesitas, cuánto confías en Él, cuánto anhelas una profunda intimidad con Él.