«¿Hay Algo Difícil Para Dios?»

Day 1 of 3 • This day’s reading

Devotional

 «¿Hay algo imposible para Dios?»




Abraham se sentó bajo la sombra de las tiendas de sus beduinos en el abrazador calor del desierto. Fue entonces que los notó, tres hombres, parados justo allí. Movido por la hospitalidad de los beduinos de medio oeste, Abraham salió a atenderlos. 




En algún punto, se le hizo claro a Abraham que uno de estos hombres no era otro sino Dios en forma humana (más como la preencarnación de Cristo). Las promesas de Dios a Abraham, incluía, que en un año su esposa, de noventa y nueve años, Sara, daría a luz un hijo. Sara, mientras tanto, espiaba desde el interior de la tienda. Cuando escuchó esa increíble promesa, se rió en su interior en incredulidad, «no puede ser».




Dios sabe todas la cosas, sabe que Sara se rió y porqué se rió. Él respondió, de manera curiosa a Abraham, «¿hay algo imposible para Dios?» Les dijo que regresaría en el tiempo señalado y que Sara tendría un hijo. La pregunta es, «¿hay algo imposible para Dios?» Está grabado en mi mente y hace eco en mi corazón. No puedo salir de allí. 




Dios me dice y te dice a ti, «¿hay algo imposible para Dios?» ¿Hay cualquier cosa difícil para el Dios que habló al sol y las estrellas y las trajo a existencia? ¿Hay algo imposible para el Dios que habló a los mares para que produjeran seres vivientes y a la tierra que produjera plantas que dieran fruto, y fue así? ¿Hay algo imposible para el Dios que, siendo el Todopoderoso, se hizo hombre y habitó entre nosotros para entregarse como el sacrificio perfecto por tus pecados y mis pecados?  ¿Hay algo difícil para el Dios quien se levantó de los muertos? ¿Qué estás enfrentando hoy que parece imposible? ¿Necesitas sanidad? ¿Tienes un adolescente que va hacia el desastre? ¿Tienes un matrimonio que necesita un milagro? ¿Te gustaría tener un bebé? ¿Tienes una adicción y no tienes esperanza? ¿Hay un ser amado no cristiano, quien abiertamente está contra Dios? ¿Parece que tu problema es imposible de resolver? 




La palabra de Dios para Sara, es la palabra de Dios para ti. Nunca olvides la pregunta de Dios: ¿Hay algo imposible para Dios?