Un Llamado A La Oración

Day 3 of 5 • This day’s reading

Devotional

“La casa de oración”


¿Qué tan importante es que nosotros oremos? Medite en esto: El templo, la casa de Dios en el Antiguo Testamento, fue construido siguiendo unas instrucciones muy específicas. Verso tras verso, capítulo tras capítulo, Dios comunicó las dimensiones exactas, el mobiliario, los colores y las telas que se debían utilizar. El templo era importante para Dios, y construirlo siguiendo las instrucciones exactas era trascendental para David y Salomón, y para todo Israel. En el Nuevo Testamento, Jesús dio una sola instrucción con respecto a Su casa, diciendo, “Mi casa, casa de oración será llamada”. Más que las cortinas de colores, los pilares dorados, los candelabros, etc., la casa de Dios debe ser adornada con el esplendor y la hermosura de la oración ferviente. La oración es importante para Dios, y también lo debe ser para nosotros.


“Enséñanos a orar”, le dijeron los discípulos al Señor. ¡Qué maravilloso sería que todos anhelaramos orar vehementemente para que Dios gobierne nuestras vidas y el mundo! Animémonos unos a otros a orar con vehemencia. Zacarías profetizó que un día el pueblo diría, “Vamos a implorar el favor de Jehová, y a buscar… Yo también iré”.


Comprométase a un estilo de vida de intercesión incesante, ferviente y militante; orar en comunión con Jesús. Debemos tomar ventaja de todas las instrucciones posibles y buscar oportunidades para orar, hasta que nuestras iglesias sean conocidas como casas de oración y nosotros como personas de oración.