Un Llamado A La Oración

Day 2 of 5 • This day’s reading

Devotional

“Un hábito de fe”


Nuestra responsabilidad es orar siempre, pero a menudo no lo hacemos. El gran escritor F.B. Meyer dijo: “La gran tragedia de la vida no son las oraciones no contestadas, sino las oraciones que no se ofrecen”. Cuando las oraciones no son contestadas algunos se dan por vencidos muy pronto. Jesús conoce que somos propensos al desánimo cuando nuestras oraciones no son contestadas con prontitud. 


Vea las instrucciones que nos da Lucas 18:2-8 para no desmayar:


Jesús dijo: “Había en una ciudad un juez, que ni temía a Dios, ni respetaba a hombre. Había también en aquella ciudad una viuda, la cual venía a él, diciendo: Hazme justicia de mi adversario. Y él no quiso por algún tiempo; pero después de esto dijo dentro de sí: Aunque ni temo a Dios, ni tengo respeto a hombre, sin embargo, porque esta viuda me es molesta, le haré justicia, no sea que viniendo de continuo, me agote la paciencia. Y dijo el Señor: Oíd lo que dijo el juez injusto. ¿Y acaso Dios no hará justicia a sus escogidos, que claman a él día y noche? ¿Se tardará en responderles? Os digo que pronto les hará justicia”.


Charles Spurgeon dijo: “Sobre este tópico me gustaría comentar que es un hábito de fe, cuando estás orando, usar argumentos. Los simples decidores de oraciones que no oran del todo se olvidan de razonar con Dios; pero aquellos que quieren prevalecer presentan sus razones y argumentos sólidos y debaten la cuestión con el Señor”. Debemos continuar orando, hacerlo con transparencia y fe, y prevalecer sin desanimarnos.