Enemigos del corazón

Day 1 of 5 • This day’s reading

Devotional

El volcán que hierve


Nuestra tendencia es monitorear nuestro comportamiento mientras ignoramos mayormente nuestros corazones. Pues, ¿cómo monitorea uno el corazón? No podemos desviarnos demasiado en el comportamiento sin que alguien nos llame la atención. ¿Pero el corazón? Eso es un poco más complicado. 


Jesucristo dijo algo que hoy día aún tiene implicaciones grandes: “lo que sale de la boca viene del corazón,” y “del corazón salen los malos pensamientos”.


El corazón es un misterio. De hecho, un profeta preguntó acerca del corazón: “¿Quién puede comprenderlo?” (Jeremías 17:9). Buena pregunta. La pregunta implica que nadie lo puede entender y concuerdo completamente. Y aún si pudiéramos entenderlo, sin duda no lo podemos controlar; otro motivo por el cual tenemos que aprender a monitorearlo. Como la actividad sísmica de un volcán dormido, lo que no sabes, SI te puede lastimar. 


De repente alguien pide un divorcio. 


De repente caen las calificaciones de un hijo y cambia su actitud. 


De repente un pasatiempo divertido se convierte en un hábito destructivo. 


De la nada palabras devastadoras toman desprevenido a un ser querido y atraviesan su alma. 


Así como Jesús nos dijo, lo que origina en lo secreto de nuestros corazones no siempre quedará en secreto. Eventualmente lo que pasa en nuestros corazones logra salir en nuestros hogares, oficinas y comunidades.


El corazón se filtra en cada conversación. Dicta cada relación. Nuestras mismas vidas emanen del corazón. Vivimos, lideramos, relacionamos, criamos, romantizamos, confrontamos, reaccionamos, respondemos, instruimos, manejamos, resolvemos y amamos desde el corazón. Nuestros corazones influyen nuestra intensidad al comunicarnos. Nuestros corazones tienen el potencial de exagerar lo que nos afecta o lo que no nos afecta. Todo aspecto de nuestra vida se conecta con lo que sucede en nuestro corazón. Todo pasa por el corazón en su camino a donde vaya. Todo. 


Se necesita valentía en pedirle al Padre Celestial ayuda para cuidar, entender y purificar nuestros corazones. Él está deseoso de respondernos y mostrarnos cómo reemplazar viejos hábitos del corazón con nuevos y mejores hábitos, los cuales a su tiempo nos llevarán a ser más como Su Hijo. 


En los siguientes cuatro días de este devocional estaremos mirando cuatro enemigos del corazón que todos enfrentamos. 


¿Qué revelan tus pensamientos, palabras y acciones recientes acerca de lo que sucede en tu corazón? Pide a alguien cercano su opinión acerca de esto.