El valor de la corrección bíblica

Devocionales




Amonestaros los unos a los otros. Romanos 15:14


“La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales”. Colosenses 3:16


La palabra "amonestación" lleva la idea de "advertencia", pero no una advertencia basada en la opinión del hombre, sino una advertencia basada en la enseñanza bíblica. La amonestación es, pues, la exhortación o advertencia basada en los principios de la palabra de Dios. No se basa en la opinión o criterio humano. 


La palabra amonestación es la palabra griega noutheteo que significa “amonestar” o más literalmente, “traer a la mente” (nous = mente, tithemi = poner). La exhortación, como advertencia amistosa y firme, es para entrenar la mente de la persona para que piense y actúe en forma distinta (correcta y alienada a la palabra de Dios).


Una exhortación es una confrontación o advertencia amable, pero firme que se da con el fin de corregir a una persona que está equivocada. La exhortación significa “invitar, animar, ofrecer apoyo, alentar y consolar”, no regañar. Ese es el espíritu de la exhortación y amonestación, tal como lo expresa Gálatás 6:1: “Hermanos, si alguno fuere sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradle con espíritu de mansedumbre, considerándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado”. Similar referencia ofrece 1 Tesalonicense 5:14: "También os rogamos, hermanos, que amonestéis a los ociosos, que alentéis a los de poco ánimo, que sostengáis a los débiles, que seáis pa¬cientes para con todos".