Los Principios De La Primera Mención

Devocionales

LA MAYOR PROPUESTA 


Elizabeth Settle 


"Pero estableceré mi pacto contigo; y entrarás en el arca tú, y contigo tus hijos, tu mujer y las mujeres de tus hijos.". Génesis 6:18 


Antes de que mi esposo y yo nos casáramos en el año 2000, el secretario del contado nos dio una licencia de matrimonio. ¡Fue un día emocionante! Nos miramos a los ojos, con la licencia en la mano, y nos dimos cuenta de que esto era verdad. Pero la licencia era solamente un símbolo de algo más grande: la relación que nosotros, él y yo, estábamos comenzando.


La palabra "pacto" a menudo se compara con una licencia de matrimonio, pero ese no es el significado bíblico. Un pacto no es una hoja de papel, un contrato o un objeto tangible. Es algo mucho más grande y profundo, es una relación donde participan dos personas. Y en la Biblia, muchas veces se refiere a la relación entre Dios y su pueblo. Vemos el primer uso de esta palabra en Génesis 6, cuando Dios establece un pacto con Noé, y aprendemos varias cosas importantes de esta primera mención.


El pacto es de Dios. Dios establece su pacto. Él es el creador del acuerdo. Fue así con Noé, y es así contigo y conmigo hasta el día de hoy. Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero (1 Juan 4:19, RVR1960). Dios es el creador, y estamos invitados a responder a su pacto, a su invitación a tener una relación.


El pacto es para salvación. El pecado ha reinado sobre la humanidad desde que Adán y Eva rompieron la relación con Dios en el huerto, pero Dios decidió, desde Adán a Noé, a Abraham, a Moisés y hasta llegar a Jesús, continuar la relación con la humanidad, y salvarnos del pecado y la muerte que nosotros mismos provocamos, al invitarnos a hacer un pacto. Estamos a salvo en Él como Noé lo estuvo en el arca.


El pacto es para la familia. La promesa de Dios fue para Noé, pero también incluyó a su esposa, hijos y nueras, quienes también eligieron seguir al Señor. Esto es una motivación para cualquiera de nosotros que busque la salvación de sus familiares. Dios ama la familia, usa la familia, la bendice y desea que nuestra familia sea salva. Todos los que entran en un pacto con Él, se convierten en parte de la familia de Dios. El sacrificio de Jesús en la cruz es la mayor propuesta para una relación íntima y de pacto con Dios. Y cuando aceptamos su propuesta, nos volvemos suyos para siempre.


Oración


Señor, gracias por buscarme, amarme e invitarme a estar a salvo. Gracias por salvarme a través del pacto contigo. Confío en que atraerás a [nombre del ser querido] a tu familia tan fielmente como me has atraído a mí. En el nombre de Jesús, amén.


Los Versículos a Memorizar 


Ciertamente, la palabra de Dios es viva y poderosa, y más cortante que cualquier espada de dos filos. Penetra hasta lo más profundo del alma y del espíritu, hasta la médula de los huesos, y juzga los pensamientos y las intenciones del corazón. Hebreos 4:12 (NIV)