Los Principios De La Primera Mención

Devocionales

SIN JUEGO DE PALABRAS


Kyle Fox


Después de estas cosas la palabra del Señor vino a Abram en visión, diciendo: "No temas, Abram, porque yo soy un escudo para ti; tu recompensa será muy grande". Génesis 15:1


No podía creer que fuera esa época del año otra vez. "¡Nos emociona invitarte a que escribas para el devocional 2021 de la iglesia!", decía el correo electrónico. Me comprometí de inmediato y continué revisando los correos recibidos ese martes por la mañana. Por lo general, escucho rápidamente al Señor diciéndome sobre lo que debo escribir.


Esta vez, la inseguridad me bombardeó desde el momento en que puse mi atención en el tema. Pensé: ¿Quién soy yo para escribir sobre el principio de la primera mención? ¿Y si no es tan bueno como el que escribí el año pasado? O peor aún, ¡¿qué pasaría si contradigo sin darme cuenta una verdad teológica que el Pastor Robert esté enseñando el mismo fin de semana cuando toda la iglesia esté leyendo lo que escribí?! Mentiras como esta no llegan por goteo; llegan en oleadas. Mi esposa lo llama "dar vueltas en círculo”. Si eso fuera un deporte, yo ya habría ganado un trofeo. Con la duda dando vueltas en mi corazón, el Señor susurró: "¿Te gustaría oír lo que tengo que decir?" No sé tú, pero a veces soy lento para recordar que, innumerables veces, Él ha sido fiel en hablar. En lo simple, en lo trascendente, y en todo lo que está en medio.


"Yo soy suficiente".


Continuó.


Me reí pensando: "No es un juego de palabras, ¿verdad?" porque se suponía que tenía que escribir sobre la primera mención de la frase "Yo soy". Pero creo que su elección de palabras fue más bien intencional, y es que el Señor tiene un sentido del humor para llevar consuelo y calma a nuestras carencias.


"Yo soy tu fuente de identidad y confianza, Kyle, no tu trabajo", dijo. He tenido épocas en mi vida tanto de alta como de baja autoestima. El problema con los extremos es el común denominador: yo. Ambos extremos se enfocan en uno mismo, no en Dios.


Escribir el devocional de un día puede parecer pequeño, especialmente comparado con lo que le estaba pasando a Abram o con algo que tú estás enfrentando, pero el punto sigue siendo el mismo. Dios quiere decirnos quién es Él, sin importar a qué nos enfrentamos. Cuando dejamos de estar ensimismados, aprendemos que Él es el "Yo soy" para todo, lo grande o pequeño, que se nos cruce en el camino.


¿Necesitas ánimo? Busca en la Biblia y estudia los casos en los que Dios dice "Yo soy". Cuando buscamos una solución a nuestra situación, el Señor responde amablemente recordándonos, "Yo soy".


Oracíon


Señor, aprovecho este momento para hacer una pausa y reflexionar en quién nos dices que eres. Eres el pan de vida y nuestro Buen Pastor, escudo y máxima recompensa. Hoy decido recordar que eres el primero y el último, la vid verdadera, el camino, la verdad y la vida. Gracias por tu amor incesante e inmutable en este mundo en constante cambio. Pongo mi confianza en el gran Yo soy. En el nombre de Jesús, amén.


Los Versículos a Memorizar 


Ciertamente, la palabra de Dios es viva y poderosa, y más cortante que cualquier espada de dos filos. Penetra hasta lo más profundo del alma y del espíritu, hasta la médula de los huesos, y juzga los pensamientos y las intenciones del corazón. Hebreos 4:12 (NIV)