Los Principios De La Primera Mención

Devocionales

LA PALABRA QUE NECESITO


Al Pearson


Después de estas cosas la palabra del Señor vino a Abram en visión, diciendo: "No temas, Abram, yo soy un escudo para ti; tu recompensa será muy grande." Génesis 15:1


Abram estaba pasando por un momento difícil, tan duro como dar dos pasos adelante y tres hacia atrás. Estoy seguro de que conoces la sensación. Entre Génesis 12 y 14, Abram abandona su patria y a sus familiares; lucha con la inseguridad; miente sobre su esposa con resultados casi desastrosos; se separa de su sobrino Lot debido a la disputa entre sus pastores; arriesga su vida para rescatar a Lot del cautiverio y luego renuncia al botín de la victoria y acude solo a Dios para que le provea, lo cual fue valiente pero probablemente estresante. Para cuando llegamos al inicio de Génesis 15, Abram necesita solo una tregua. Necesita que lo animen. Lo increíble es que Dios sabía exactamente quién debía darle ánimo.


El primer capítulo del evangelio de Juan habla del "Verbo". El Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios: Jesús, quien se hizo carne y habitó entre la humanidad. Cuando se refiere a Jesús, la Palabra de Dios se expresa en su sentido más sublime y verdadero. Y en Génesis 15, vemos que la primera mención bíblica de "el Verbo o la Palabra" es en realidad el Jesús preencarnado (es decir, antes de que se volviera humano) apareciendo a través de la revelación divina. Sí, Jesús habló con Abram personalmente para darle un mensaje de aliento y fortaleza.


¿Cómo se relaciona esto contigo y conmigo? ¡Jesús todavía se muestra a nosotros! Se reveló a lo largo del Antiguo Testamento; en el Nuevo Testamento se hizo de carne y hueso para caminar y vivir en la tierra; y hoy en día, expresa ánimo en nuestra vida y se revela a sí mismo como nuestro protector y nuestra provisión abundante.


Tal vez estés pasando por una época que te está provocando temor y desafiando tu fe. Tal vez necesites una infusión de ánimo o un recordatorio. Jesús tiene el deseo de mostrar y revelarse a sí mismo ante ti, tal vez incluso en formas como nunca lo has visto antes. Cuando medites en el recorrido de Abram, ten en cuenta que tus desafíos no te descalifican para cumplir las promesas de Dios para tu vida, con frecuencia, es exactamente en medio de la prueba cuando Jesús aparece.


Oracíon


Jesús, creo en ti. Gracias por revelarte en mi vida. Guíame hoy y ayúdame a escucharte claramente mientras confío y obedezco tu Palabra. En el nombre de Jesús, amén.


Los Versículos a Memorizar 


Ciertamente, la palabra de Dios es viva y poderosa, y más cortante que cualquier espada de dos filos. Penetra hasta lo más profundo del alma y del espíritu, hasta la médula de los huesos, y juzga los pensamientos y las intenciones del corazón. Hebreos 4:12 (NIV)