Los Principios De La Primera Mención

Devocionales

LA PERSONA DE PAZ


Mary Jo Pierce


Entonces Melquisedec, rey de Salem, sacó pan y vino; él era sacerdote del Dios Altísimo. Génesis 14:18


A primera vista, esta escritura parece presentarnos a un rey desconocido, de un lugar llamado Salem, que saca pan y vino para Abram. Ah, y resulta que también es un sacerdote. No parece que diga mucho más que eso, pero cuando vemos más de cerca, encontramos que esta escritura es en realidad la primera mención de la palabra "paz". Verás, "Salem" se deriva de la palabra hebrea shalom o "paz". Además, Melquisedec no es un rey y sacerdote común. Muchos teólogos consideran a Melquisedec como un precursor de Jesús, nuestro Rey y Sumo Sacerdote eterno.


Entonces, ¿por qué la primera mención de "paz" en la Biblia nos señala a una persona y un lugar en vez de un sentimiento, reacción o emoción? Es porque la verdadera paz no se encuentra en nuestros sentimientos ni emociones. El mundo no nos la puede dar. No se puede comprar. Y está por encima de todo entendimiento. La paz solo se puede encontrar en Jesús, el Rey de Paz, que nos sustenta e intercede por nosotros como nuestro eterno y Sumo Sacerdote. 


Hace varios años, pasé por una de las épocas más difíciles de mi vida; una temporada llena de mucha inquietud. Fue una época en la que había más preguntas que respuestas y en la que esas pocas respuestas solo se podían encontrar escuchando en oración. Fue entonces cuando Dios me invitó a mi cocina para empezar a hornear pan. ¡Imagínate! En una época en la que no tenía suficiente tiempo, me enseñaron a hacer pan de challah (jalá), un proceso que lleva de cuatro a cinco horas de principio a fin.


Pero allí, mientras me ocupaba de hornear pan, mi cocina se transformó en mi segundo cuarto de oración. Allí, mientras me ponía el delantal y reunía unos pocos ingredientes sencillos, comencé a experimentar la alegría de hornear pan. Mi batidora Kitchen Aid pronto se convirtió en mi guitarra mientras adoraba a Dios y oraba por los demás al mezclar y amasar, barnizar y hornear esta maravilla hermosa y trenzada.


Y mientras trabajaba con mis manos, descubría una paz que me sostenía por el resto de la semana. Necesité hacer una pausa en mi trabajo y buscar algo creativo en mi cocina para experimentar plenamente la paz (shalom) de la presencia de Jesús. Y tú también puedes encontrar esa paz. Es tan fácil como hacer una pausa e invitar al Rey a participar de lo que estás haciendo. Tal vez pintas o haces carpintería. Quizá tocas un instrumento, tomas fotografías hermosas o haces jardinería.


La primera mención de "paz" en la Biblia nos enseña a buscar más allá de procurar la sensación de paz. Esa búsqueda siempre nos dejará insatisfechos, sin rumbo y en espera. En cambio, al conocer a la Persona de paz. Solo tenemos que invitarlo a nuestra casa y a nuestra vida.


Que el Dios de la paz esté contigo hoy y siempre.


Oración


Hoy te animo a hacer la oración de San Patricio de Irlanda: Que Cristo me proteja hoy. Cristo conmigo, Cristo delante mí, Cristo detrás de mí, Cristo dentro de mí, Cristo debajo de mí, Cristo sobre mí, Cristo a mi derecha, Cristo a mi izquierda, Cristo cuando me acuesto, Cristo cuando me siento, Cristo cuando me levanto, Cristo en el corazón de todo el que piensa en mí, Cristo en la boca de todo el que habla de mí, Cristo en los ojos de los que me ven, Cristo en los oídos de los que me escuchan. En el nombre de Jesús, amén.


Los Versículos a Memorizar 


Ciertamente, la palabra de Dios es viva y poderosa, y más cortante que cualquier espada de dos filos. Penetra hasta lo más profundo del alma y del espíritu, hasta la médula de los huesos, y juzga los pensamientos y las intenciones del corazón. Hebreos 4:12 (NIV)