Ezequiel 18
DHH94PC
18
Responsabilidad personal#18.1-32 En este célebre cap., Ezequiel sale en defensa de la justicia divina (cf. v. 29), desarrollando con gran amplitud el tema de la retribución individual y no colectiva o hereditaria. Cada uno es responsable de su propia conducta y será juzgado de acuerdo con sus buenas o malas acciones (v. 30). Por tanto, el justo vivirá gracias a su rectitud y el pecador morirá a causa de su injusticia. Como conclusión lógica de este principio de la más estricta responsabilidad personal, el profeta dirige un apremiante llamado a la conversión (cf. vv. 31-32).
1El Señor se dirigió a mí, y me dijo: 2«¿Por qué en Israel no deja de repetirse aquel refrán#18.2 Con motivo del asedio y la caída de Jerusalén (597 a.C.), los deportados a Babilonia comenzaron a repetir este refrán, que también estaba en labios de los judíos de Palestina (Jer 31.29-30). Cf. Lm 5.7. que dice: “Los padres comen uvas agrias y a los hijos se les destemplan los dientes”?#18.2 Los padres… los hijos…: Los israelitas se lamentaban de sufrir las consecuencias de un mal que no habían cometido ellos sino sus antepasados (cf. Ex 20.5-6). El profeta rechaza de plano esta visión fatalista y exhorta a buscar la gracia de Dios y la salvación mediante la conversión personal. Cf. Ez 18.2-3,31-32. 3Yo, el Señor, juro por mi vida que nunca volverán ustedes a repetir este refrán en Israel. 4A mí me pertenece todo ser humano, lo mismo el padre que el hijo. Aquel que peque, morirá.
5»El hombre recto es el que hace lo que es justo y recto: 6no participa en los banquetes que se celebran en las colinas para honrar a los ídolos, ni pone su confianza en los falsos dioses de Israel; no le quita la mujer a su prójimo, ni se une con su propia mujer cuando ella está en su período de menstruación; 7no oprime a nadie, sino que devuelve a su deudor lo que había recibido de él en prenda; no roba a nadie; comparte su pan con el hambriento y da ropa al desnudo;#18.7 Cf. Mt 25.35-40. 8no presta dinero con usura ni exige intereses; no causa daño a nadie; es justo cuando juzga un pleito entre dos personas; 9actúa de acuerdo con mis leyes y cumple fielmente mis mandamientos. Ese hombre es verdaderamente recto, y por lo tanto vivirá.#18.9 Cf. Lv 18.5. Yo, el Señor, lo afirmo.
10»Pero si este hombre tiene un hijo violento y asesino, que hace cualquiera de esas cosas 11que su padre no hacía, es decir, que participa en los banquetes que se celebran en las colinas para honrar a los ídolos, que le quita la mujer a su prójimo, 12que oprime al pobre y al necesitado, que roba a los demás, que no devuelve a sus deudores lo que había recibido de ellos en prenda, que pone su confianza en los falsos dioses y hace cosas que yo detesto, 13que presta dinero con usura y exige intereses: ese hombre no podrá vivir. Después de haber hecho todas esas cosas que yo detesto, morirá sin remedio, y él mismo será responsable de su muerte.
14»Puede ser que este hombre, a su vez, tenga un hijo que vea todos los pecados cometidos por su padre, pero que no siga su ejemplo; 15es decir, que no participe en los banquetes que se celebran en las colinas para honrar a los ídolos, ni ponga su confianza en los falsos dioses de Israel; que no le quite la mujer a su prójimo 16ni oprima a nadie; que no exija nada en prenda cuando le pidan prestado; que no robe a nadie, sino que comparta su pan con el hambriento y dé ropa al desnudo; 17que no haga daño a nadie#18.17 Que no haga daño a nadie: según la versión griega (LXX). Heb. se abstiene del infeliz. ni preste dinero con usura o intereses; y que cumpla mis leyes y actúe según mis mandatos: ese hombre no morirá por los pecados de su padre. Ciertamente vivirá.
18»Su padre, que fue opresor, y cometió robos, e hizo lo malo en medio de su pueblo, morirá en castigo de sus propios pecados. 19Ustedes preguntarán: “¿Por qué no paga el hijo también por los pecados del padre?” Pues porque el hijo hizo lo que es recto y justo, y cumplió y puso en práctica todas mis leyes: por eso ciertamente vivirá. 20Sólo aquel que peque morirá. Ni el hijo ha de pagar por los pecados del padre, ni el padre por los pecados del hijo.#18.20 Cf. Dt 24.16. El justo recibirá el premio a su justicia; y el malvado, el castigo a su maldad.
El Señor actúa con justicia
(Ez 33.10-20)
21»Y si el malvado se aparta de todos los pecados que cometía, y cumple todas mis leyes y hace lo que es recto y justo, ciertamente vivirá y no morirá. 22Yo no volveré a acordarme de todo lo malo que hizo, y él vivirá por hacer lo que es recto. 23Yo no quiero que el malvado muera, sino que cambie de conducta y viva.#18.23 Cf. 2 P 3.9. Yo, el Señor, lo afirmo.
24»Pero si el justo deja de actuar rectamente, y hace todo lo malo y detestable que hace el malvado, ¿piensan ustedes que habrá de seguir viviendo? Yo no volveré a acordarme de todo lo bueno que haya hecho: morirá por culpa de su infidelidad y de sus pecados. 25Ustedes dirán que yo no estoy actuando con justicia; pero escucha, pueblo de Israel, ¿piensan ustedes que yo no estoy actuando bien? ¿No será más bien lo contrario, que son ustedes los que están actuando mal? 26Si el justo deja de hacer lo bueno y hace lo malo, morirá por culpa de sus malas acciones. 27Por el contrario, si el malvado se aparta de su maldad y hace lo que es recto y justo, salvará su vida. 28Si abre los ojos y se aparta de todas las maldades que había hecho, ciertamente vivirá y no morirá.
29»Pero el pueblo de Israel dirá que yo no actúo con justicia. ¿Que yo no actúo con justicia? ¿No será más bien el pueblo de Israel el que no actúa con justicia? 30Yo los juzgo a cada uno de ustedes, israelitas, de acuerdo con sus acciones.#18.30 Cf. Job 34.11; Sal 62.11-12(12-13); Pr 24.12; Jer 17.10; Ez 33.20; Eclo 16.12,14; Mt 16.27; Ro 2.6. Yo, el Señor, lo afirmo. Abandonen de una vez por todas sus maldades, para que no se hagan culpables de su propia ruina. 31Apártense de todas las maldades que han cometido contra mí, y háganse de un corazón y un espíritu nuevos.#18.31 Háganse de un corazón y un espíritu nuevos: Estas palabras podrían dar la impresión de que Ezequiel tiene demasiada confianza en las posibilidades morales de los hombres. Sin embargo, más adelante afirma que el Señor dará a su pueblo el corazón y el espíritu nuevos, mostrando así que la iniciativa y la acción de Dios son la condición indispensable para que el pueblo pueda convertirse y vivir. Véanse Ez 36.22 nota  c; 36.25-27 nota  c. ¿Por qué habrás de morir, pueblo de Israel, 32si yo no quiero que nadie muera? Apártense del mal y vivirán. Yo, el Señor, lo afirmo.#18.32 Cf. Ez 33.11; Sab 1.13; 2 P 3.9.

Texto © Sociedades Bíblicas Unidas, 1994.

Learn More About Biblia Dios Habla Hoy