1 Reyes 5
DHH94PC
5
Pacto de Salomón con Hiram, rey de Tiro
(2~Cr 2.1-18)
1 1 (15) Cuando Hiram, rey de Tiro,#5.1(15) Tiro: importante ciudad y centro comercial fenicio, que antiguamente se alzaba sobre una isla rocosa (cf. Ez 27.2-3), ahora unida a la tierra. Varios pasajes del AT y NT muestran su importancia en la historia bíblica (Is 23.1-17; Jer 27.3; Mc 7.24-31; Hch 21.3-7). Véase Índice de mapas. supo que habían consagrado rey a Salomón en lugar de David, su padre, envió sus embajadores, pues Hiram siempre había estimado a David. 2 2 (16) Entonces Salomón mandó decir a Hiram: 3 3 (17) «Tú ya sabes que David, mi padre, no pudo construir un templo al Señor su Dios, por las guerras en que se vio envuelto, hasta que el Señor sometió a sus enemigos.#5.3(17) Cf. 2 S 7.1; 1 Cr 22.8-10; 28.2-7. Hasta que el Señor sometió a sus enemigos: Lit. hasta que el Señor puso a sus enemigos bajo la planta de sus pies (cf. Sal 110.1; Mal 4.3; véase Mt 22.44 n.). Esta expresión alude al acto de colocar el pie sobre el cuello del enemigo derrotado. Cf. Jos 10.24. 4 4 (18) Pero ahora el Señor mi Dios nos ha dado calma en todas partes, pues no tenemos enemigos ni calamidades. 5 5 (19) Por lo tanto he decidido construir un templo al Señor mi Dios, conforme a la promesa que él le hizo a David, mi padre, cuando le dijo que su hijo, a quien él haría reinar en su lugar, sería quien construiría un templo en su honor.#5.5(19) 2 S 7.12-13; 1 Cr 17.11-12. 6 6 (20) Ordena, pues, que me corten cedros del Líbano. Mis servidores ayudarán a los tuyos, y yo te pagaré lo que me pidas como salario de tus servidores, pues tú bien sabes que ninguno de nosotros sabe cortar la madera como los sidonios.»#5.6(20) El término sidonios, en este contexto, designa a los fenicios, que en cuestiones de arte y técnica estaban mucho más avanzados que los israelitas. Por eso, la arquitectura del templo y de otras construcciones realizadas por Salomón refleja una marcada influencia fenicia.
7 7 (21) Cuando Hiram escuchó el mensaje de Salomón, se puso muy contento y exclamó: «¡Bendito sea hoy el Señor, porque ha concedido a David un hijo tan sabio para que gobierne esa gran nación!»
8 8 (22) Luego Hiram mandó decir a Salomón: «He recibido el mensaje que me enviaste, y cumpliré tu pedido de madera de cedro y de pino. 9 9 (23) Mis servidores la bajarán del Líbano hasta el mar, y de allí haré que la transporten, en forma de balsas, hasta el lugar que me indiques. Allí se desatarán las balsas, y tú recogerás la madera. Por lo que a ti toca, cumple mi deseo de proveer alimentos para mi palacio.»
10 10 (24) Por lo tanto, Hiram dio a Salomón toda la madera de cedro y de pino que quiso, 11 11 (25) y Salomón proveyó a Hiram de alimentos para su palacio: cuatro millones cuatrocientos mil litros de trigo y cuatro mil cuatrocientos litros de aceite puro de oliva. Salomón entregaba esto a Hiram cada año. 12 12 (26) Así pues, el Señor concedió sabiduría a Salomón, como le había prometido. Además, Hiram y Salomón hicieron un pacto, y hubo paz entre ellos.
13 13 (27) Entonces el rey Salomón decretó una leva de trabajo obligatorio#5.13(27) Esta leva de trabajo obligatorio era una práctica común entre los pueblos del antiguo Oriente (véase Ex 1.11 nota  i). En 1 R 9.20-22 y 2 Cr 8.7-9 se aclara que Salomón no redujo a esclavitud a ningún israelita. Por lo tanto, esta obligación implica solamente una participación temporal en los trabajos necesarios para la construcción del templo. Sin embargo, los israelitas declararon más tarde que, de hecho, habían sido reducidos a una dura servidumbre (cf. 1 R 12.4), y esta protesta culminó en la división del reino (cf. 1 R 12.16-17). en todo Israel, y en la leva se reunió a treinta mil hombres, 14 14 (28) los cuales fueron enviados al Líbano por turnos mensuales de diez mil hombres cada vez. De esa manera, estos hombres estaban un mes en el Líbano y dos meses en sus casas. El encargado del trabajo obligatorio era Adoniram. 15 15 (29) Salomón tenía además setenta mil cargadores y ochenta mil canteros en la montaña, 16 16 (30) sin contar los tres mil trescientos capataces que tenía en las obras para dirigir a los trabajadores. 17 17 (31) El rey mandó sacar piedras grandes y costosas para los cimientos del templo, y piedras labradas. 18 18 (32) Los constructores de Salomón y de Hiram, y los vecinos de Guebal, prepararon la madera y labraron las piedras para la construcción del templo.

Texto © Sociedades Bíblicas Unidas, 1994.

Learn More About Biblia Dios Habla Hoy