Dar a Dios el Primer Lugar

Day 1 of 5 • This day’s reading

Devotional
“El Lugar de Dios, Mi Premio!"

Obtener el primer lugar - es la ambición de todos los que compiten. Ya sea una competencia individual o en equipo, el mejor puntaje o tiempo gana, y en el primer lugar siempre se le da el premio más alto a la persona que logra esta distinción privilegiada. Siempre, es así, con una excepción importante.

Antes de nuestra salvación, usualmente manteníamos el primer lugar en nuestras vidas - viviendo para nosotros mismos, cumpliendo nuestras propias ambiciones egoístas, promoviendo nuestra propia agenda. Pero cuando nos convertimos a Cristo, el primer lugar en nuestras vidas ya no es nuestra posición; este pertenece a Dios.

Dándole a Dios el primer lugar en nuestras vidas comenzó en el día de nuestra salvación, pero permitiéndole a Dios que permanezca en primer lugar en todas las áreas de nuestra vida es un proceso continuo. Cuando hacemos esto, vivimos una vida plena y bendecida en Cristo aquí en la tierra, y heredamos una vida eterna de bendiciones indescriptibles con Dios en el cielo para siempre.

"Todos los deportistas se entrenan con mucha disciplina. Ellos lo hacen pare obtener un premio que se echa a perder; nosotros, en cambio, por uno que dura para siempre. I Corintios 9:25."