Transformación Espiritual, en Vez De Manipulación Del Comportamiento

Devotional

¿Qué busca Dios? ¿Qué cumplamos con una lista de los actos aceptables y no aceptables o qué nos transforme internamente?


¿Has estado en un servicio de la iglesia donde el líder transmite a través de palabras o acciones que "se debería hacer esto" o "no se debería hacer aquello"?


¿Crees que a Dios solo le importa que "te comportes correctamente"? ¿Que mientras no estés haciendo cosas "malas", tú y Dios están en armonía? ¿Te encuentras tratando de vivir de acuerdo con un conjunto de reglas, esforzándote mucho para no ceder a las tentaciones y al pecado?


Nuestros padres nos disciplinaban cuando éramos niños, intentando moldear nuestra conducta, a menudo mediante el uso de recompensas y castigos. PERO eso no es disciplina, es manipulación de comportamiento. Y tan pronto como nuestros padres nos daban la espalda, ¡hacíamos exactamente lo que nos dijeron que no hiciéramos! ¿Por qué? Por un lado, queríamos complacer a nuestros padres, pero a la vez no creíamos en el mérito de cambiar nuestras acciones.


Muchos creyentes en la iglesia controlan muy bien sus acciones para "parecer" piadosos cuando otros están mirando, pero frecuentemente no actúan como creyentes durante los otros seis días de la semana.


1 Samuel 16:7 La gente se fija en las apariencias, pero Yo me fijo en el corazón. (NVI)


¡Ay! ¡Así que no estamos engañando a Dios ni un poquito cuando solo "tratamos de actuar" como fieles seguidores de Cristo!


Entonces, ¿cuál es la solución para no continuar con una vida de manipulación del comportamiento, es decir, simplemente cumpliendo con una lista de "qué hacer y qué no hacer”?


Dios quiere transformarnos interiormente. ¡Tenga en cuenta que Él hará el trabajo! Él solo quiere que estemos sometidos a Él, dejando que Él haga lo que quiere hacer.


Él quiere cambiar nuestra comprensión de Él para que veamos cada vez más la vida desde Su perspectiva, lo que RESULTARÁ en un comportamiento que le agrada. Él no quiere que simplemente intentemos cambiar nuestro propio comportamiento EXTERIOR sin permitirle que transforme nuestro ENTENDIMIENTO.  


Romanos 12:2 nos proporciona los pasos para poder lograr este proceso de transformación: No imiten las conductas ni las costumbres de este mundo, más bien dejen que Dios los transforme en personas nuevas al cambiarles la manera de pensar. Entonces aprenderán a conocer la voluntad de Dios para ustedes, la cual es buena, agradable y perfecta (NTV).


A medida que permitimos que el Espíritu Santo transforme nuestra comprensión de Él [es decir, nuestra mente], para que veamos cada vez más la vida desde Su perspectiva y tomemos decisiones conscientes para buscarlo de todo corazón en nuestro caminar espiritual diario, nuestros valores y convicciones se cambiarán. Esta perspectiva transformada producirá un comportamiento [nuestra conducta] que le agrada a Dios.  


Como seres humanos, lo que hacemos es simplemente un reflejo de lo que es importante para nosotros. ¡Dios ya lo sabe! Por eso Dios quiere cambiar nuestros valores internos, porque el comportamiento seguirá naturalmente. 


A medida que avanzamos en este plan juntos, nos enfocaremos en los principios fundamentales que nos hacen maleables, permitiendo que Dios nos transforme, lo que producirá la meta final de Romanos 12:2 “Entonces aprenderás a conocer la voluntad de Dios para ti, la cual es buena, agradable y perfecta". 


Oración: Dios, ayúdame a ser abierto, honesto y dispuesto a aprender de Ti, mientras caminamos juntos en este viaje de transformación.


Versículos bíblicos para el día 1:


1 Samuel 16:7 El SEÑOR le dijo a Samuel: — … La gente se fija en las apariencias, pero Yo me fijo en el corazón. (NVI)


Romanos 12:2 No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta. (NVI)


Proverbios 2:1-5 Hijo mío, si haces tuyas mis palabras y atesoras mis mandamientos; si tu oído inclinas hacia la sabiduría y de corazón te entregas a la inteligencia; si llamas a la inteligencia y pides discernimiento; si la buscas como a la plata, como a un tesoro escondido, entonces comprenderás el temor del SEÑOR y hallarás el conocimiento de Dios. (NVI)


Efesios 3:16 - 19 Le pido que, por medio del Espíritu y con el poder que procede de Sus gloriosas riquezas, los fortalezca a ustedes en lo íntimo de su ser, para que por fe Cristo habite en sus corazones. Y pido que, arraigados y cimentados en amor, puedan comprender, junto con todos los santos, cuán ancho y largo, alto y profundo es el amor de Cristo; en fin, que conozcan ese amor que sobrepasa nuestro conocimiento, para que sean llenos de la plenitud de Dios. (NVI)