Sabiduría para tu matrimonio

Day 1 of 3 • This day’s reading

Devotional

Sexo bendecido


Sea bendito tu manantial, y alégrate con la mujer de tu juventud.


El sexo es idea de Dios. Es creación de Dios. Es un regalo de Dios.


La Biblia es completamente positiva sobre el sexo en el matrimonio. Considera Proverbios 5:18-19, un pasaje que es embarazosamente cándido y expresivo: «Sea bendito tu manantial, y alégrate con la mujer de tu juventud. Como cierva amada y graciosa gacela. Sus caricias te satisfagan en todo tiempo, y en su amor recréate siempre». Lo que Dios dice para toda pareja casada es: «Disfruta tu relación sexual. Ese es mi regalo para ti. ¡Diviértete! Esposos, deléitense en la hermosura y la gracia del cuerpo de su esposa. Sáciate con su amor».


Esta puede que no sea la manera en que piensas acerca de Dios y el sexo, pero esta es la perspectiva bíblica. El sexo es un regalo de Dios. En sí mismo, el sexo es completamente bueno.  


Sí, el sexo puede ser abusado. Es como el fuego. En una chimenea, el fuego es bueno, da calor y luz, pero fuera de allí, el fuego puede causar un gran daño. El sexo funciona de esa manera, es completamente bueno en el matrimonio, pero fuera de él, puede producir un gran daño. El sexo necesita el contexto del matrimonio amoroso, comprometido y lleno de confianza. El sexo necesita este contexto, porque es muy poderoso.


Sexo no es solamente la unión de dos cuerpos, sino también la unión de dos corazones y dos almas. Cuando un hombre y una mujer tienen sexo, hay un canal entre sus almas, un canal de intimidad emocional y espiritual. Un canal destinado por Dios para expresar tierno amor y unidad profunda. Tú no puedes lograr eso de manera casual. Solamente puedes llegar a eso en la seguridad del amor y protección del amor para toda la vida. No es de extrañar que la gente se sienta tan dolida cuando abusan del regalo dado por Dios, el sexo.


El sexo es bueno. Disfrútalo al máximo en el matrimonio, pero solo en el matrimonio. Es simplemente demasiado poderoso para cualquier lugar diferente al matrimonio comprometido, amoroso y seguro.