[Grandes versos] El Evangelio de Isaías

Dia 1 de 8 • Ver la lectura de hoy

Devocionales

La suma de todos los atributos de Dios



Dios se le aparece al profeta Isaías en una visión. Isaías ve al Señor en su trono, alto y exaltado. Los serafines cantan las alabanzas de Dios, exclamando: «Santo, santo, santo, Jehová de los ejércitos; toda la tierra está llena de su gloria».



Estas dos líneas podrían ser el lema de todo el Antiguo Testamento. A menudo pensamos que la santidad se refiere a la pureza o a estar sin pecado, pero eso es sólo una parte del significado. La esencia de la palabra «santo» es que Dios está separado, no sólo del pecado, sino de todo.



Él está separado de toda la creación, diferente de toda creación, trascendente sobre toda la creación. Él está tan por encima de todo y de todos, que nada puede ser comparado con Dios. Él es el Dios incomparable. Eso es lo que significa decir que Dios es santo.



La santidad no es sólo un atributo de Dios. Más precisamente, es la suma de todos los atributos de Dios porque Dios es infinito, soberano, eterno, omnisciente y mucho más. Él es diferente. Él es santo. La santidad se refiere a la divinidad de Dios: todo lo que lo hace no humano, sino Dios. La santidad se refiere a que Dios está separado de nosotros, diferente de nosotros y muy por encima de nosotros. La santidad de Dios es muy importante porque es la suma de todos los atributos de Dios, de todo lo que hace a Dios quien es.



No me extraña que los serafines exclamaran. Exclamamos con ellos. «Santo, santo, santo, Jehová de los ejércitos; toda la tierra está llena de su gloria».