Donde Te Conocí

Devocionales

Vivo en su libertad


Por eso vivo, sin el castigo, de ser cautivo de mi egoísmo 


Mi ardiente anhelo y esperanza es que en nada seré avergonzado, sino que con toda libertad, ya sea que yo viva o muera, ahora como siempre, Cristo será exaltado en mi cuerpo. El apóstol Pablo habla de la libertad, que todos los actos sean para exaltar el nombre del que mora en nosotros.


¿Éramos esclavos cuando fuimos llamados? Estábamos en esclavitud, sirviendo a los deseos de la carne y sometidos a las desazones del oprobio y la mentira. Nos movíamos en un mundo cosmético que maquilla toda manipulación y esconde la verdad de sus intereses descabellados. Hemos salido de la cautividad del pecado y de la muerte. Teníamos todo en contra, pero Dios en su infinito amor se entregó a sí mismo para liberarnos de toda opresión.


Ya no seremos castigados, la sanción ha sido abolida de una manera única y para siempre. El pago por cada uno de los pecados se realizó por medio de la sangre preciosa del Señor Jesucristo, con su muerte él vivió nuestra condena. Gracias a su entrega hemos sido justificados y libertados por amor. Él sufrió la muerte en su cuerpo, pero el Espíritu hizo que volviera a la vida.


Ahora vivo en su libertad, me alimento y me sustento en su palabra que se hace viva por él en mí. Debemos entender que esta libertad no se refiere a dar rienda suelta a nuestras pasiones, esta libertad es para servir a otros en amor y misericordia que emana de Dios. Ahora bien, el Señor es el Espíritu; y, donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad.


Desde que nos llamó de las tinieblas a su luz, hemos girado para ver la operación salvífica de la cruz, todo lo viejo está obsoleto ante la nueva naturaleza, nueva criatura, nueva vida, para vivirlo y para que lo vean en nosotros. Ser libre, gozar de su paz, de su gracia y su justica para que todas las decisiones sean tomadas bajo su majestad y su poder. El egocentrismo no tiene ningún poder sobre un hijo de Dios, todo gira alrededor de Cristo y guía los pasos según el itinerario del Padre para llevar a cabo el cumplimiento del propósito.  


Por eso vivo, para manifestar lo que somos en Cristo desde que nos fue revelado para ser sus colaboradores y gozarnos en él. Mi oración es que su diseño divino sea expuesto para que otros puedan ver y entender «Donde te conocí».




Para escuchar la canción sobre la cual se basó este devocional, sigue este enlace https://linktr.ee/zonasie7e