Donde Te Conocí

Devocionales

Es ahora, la eternidad


Creo poder ir más allá 


De la distancia donde te conocí 


Es ahora… porque somos portadores de su esencia. Él está en nosotros, su naturaleza no practica el pecado, por eso los que hacen tales cosas no lo conocen. Cuando hay entendimiento, se responde de manera natural y por lo tanto nos lleva más allá. Dios es eternidad, eternidad que nos dimensiona y actúa ahora, opera para que expresemos su poder. 


Tener ese poder nos lleva a ver cómo desde que Dios nos trajo a la vida, teníamos trazado el rumbo y la dirección, para cumplir con el deseo del Padre. Esta verdad se apodera de todo nuestro ser y nos da todo para seguir adelante, cada día podemos conocer a Cristo y al conocerle caminar en un camino vivo. Aun cuando pasamos crisis, dolor, separación, nada nos impide ir más allá. No nos vamos a quedar mirando el cuadro de desatinos, vamos a estar por encima de toda situación.


Cuando abrimos los ojos por la exposición a la luz verdadera podemos ver más allá, vemos el misterio que ha sido revelado, cuya sabiduría estaba reservada para sus hijos. Son buenas nuevas que vienen a romper toda estructura que no tenga el fundamento en la verdad presente, ya no hay tinieblas en nuestro panorama. Las ideas humanas no tienen cabida en un hijo que ha renovado su mente, pues la mente de Cristo no tiene límite.


Nos dio su vida, para que sea más que palabras, es un estilo de vida. Dios nos conoce y por su amor tenemos el privilegio de ser transformados a la imagen de su Hijo, por esta razón somos uno en él.  Cristo unigénito, se hace primogénito entre muchos hermanos; este mensaje se apodera de mi ser y nos llena de gozo, un gozo que no para, es para la eternidad. Por eso no podemos perder un segundo, avanzar en el propósito y por la causa de Cristo. 


Oro por mantener los ojos puestos en el deseo del Padre, por sabiduría para actuar ante todo tipo de circunstancia y manifestar al Cristo que mora en nosotros. Gracias por darnos la eternidad en Cristo, gracias por darnos el poder para establecer tu gobierno en la Tierra. Por llevarnos más allá, donde nos elevas por encima de situaciones y nos direccionas para alinearnos en el propósito eterno. ¡Aleluya, gloria a Dios!