Los Principios De La Primera Mención

Devocionales

UNA CUESTIÓN DE VIDA O MUERTE


Bridgette Morris


Mas Noé halló gracia ante los ojos del Señor. Génesis 6:8


El mundo en ruinas. La belleza de la tierra destruida por la violencia y la insolencia de la humanidad pecadora. No se valora la vida como es debido. La inocencia manchada por la avaricia, el pecado y la inmoralidad. No es una imagen bonita, ¿verdad? Esa fue la situación en Génesis 6, cuando Dios decidió que era hora de empezar de nuevo y limpiar el mundo. Fue una sentencia de muerte para todas las personas. Pero en medio de esta conmoción y devastación, vemos la palabra "gracia" usada por primera vez en la Biblia. Esto es algo importante.


El Señor ofreció a Noé el regalo de la gracia, que en este caso fue salvarlo de la muerte. Noé tenía la opción de aceptarlo, construir el arca y salvar a su familia de la destrucción. Y aunque pasar años construyendo un barco enorme probablemente a todos sus vecinos y amigos les parecía una locura, y tal vez hasta él mismo se sintió loco en algunos días, ¿quién no aceptaría el regalo de la vida? Eso es la gracia. Y sin ella, Noé y su familia habrían sido destruidos como todos los demás.


La gracia que se le ofreció a Noé es la misma gracia que Dios nos ofrece hoy en día. Tal vez no estemos en un escenario tan dramático (Dios prometió no volver a destruir la tierra por inundación y no nos dice exactamente que construyamos zoológicos flotantes gigantescos), pero si estamos alejados de Él, nuestras almas están destinadas a una muerte eterna. Todos nosotros somos pecadores y no somos dignos de estar en la presencia de Dios. Incluso Noé, un hombre justo e intachable, también necesitaba un salvador. Afortunadamente, Jesús murió en la cruz ocupando nuestro lugar, pagando el precio y allanando el camino para que la gracia estuviera disponible para todos. Ahora, todos podemos experimentar la gracia de Dios extendiéndonos su mano para sacarnos del diluvio mortal. Es algo totalmente inmerecido y que no podemos ganar. La bondad de Dios confronta nuestro pecado y nos responde con bondad. Lo único que debemos hacer es elegir entre aceptarla o no. 


Noé la aceptó, y obedeció a Dios al construir un arca. No sabemos si esa decisión fue fácil para él o si fue increíblemente difícil. Pero significó la diferencia entre la vida y la muerte para él y para toda su familia.


Espero que hoy tomes un momento para apreciar y maravillarte de la gracia salvadora que Dios nos concede como creyentes a través de su Hijo. Es la diferencia entre la vida eterna y la muerte eterna. Te animo a que hoy escuches la canción "Sublime gracia" como un recordatorio de este regalo magnífico: "Sublime gracia del Señor, que a un infeliz salvó / fui ciego más ahora veo yo”.


Oración


Gracias, Dios, por concederme la gracia incluso cuando no la merecía. Eres un Dios bueno y misericordioso. Acepto tu gracia, y estoy muy agradecido por lo que tu Hijo, Jesús, hizo por mí al morir en la cruz. Hoy decido escuchar tu voz y creer en lo que dices, obedeciendo en cada paso a lo largo del camino. En el nombre de Jesús, amén.


Memory Verse


La exposición de tus palabras nos da luz, y da entendimiento al sencillo. Salmo 119:130 (NVI)