No hay lugar más alto

Devocionales

No hay lugar más alto


A tus pies, arde mi corazón 


A tus pies, entrego lo que soy 


¡Cristo! Cuan agradecidos estamos por tu amor manifestado a nuestras vidas. ¡Cristo! Tu gracia abundante hace que mi espíritu pronto entienda tu generosidad. Que tu interés siempre estuvo en recuperar lo que se había perdido. Que aún no escatimaste tu posición como Hijo de Dios, el Verbo que dio existencia a todo y por quien todo subsiste, sino que te hiciste hombre, cumpliste la ley que ningún hombre podía cumplir, pusiste un nivel más alto, la abrogaste otorgando por gracia una nueva relación del Padre con el hombre. 


No dudaste en constituirte en ese sacrificio perfecto ante el Padre, por causa de nuestro pecado. No dudaste en hacerte siervo y modelar tu amor por los demás, hasta ser sacrificado en la cruz. Una de las muertes más humillantes y terribles, pero no lo dudaste, tu amor dimensionado en la eternidad, para ceder tu lugar de unigénito para ser el primogénito, y constituirnos como tus hermanos. ¡Eso es amor! ¡Eso es servicio! ¡Ese eres tú, mi Cristo!


Sin egoísmo, en entrega total y permanente. Porque hiciste posible lo que para el hombre era imposible, inalcanzable. Te hiciste la simiente incorruptible para que sea posible darnos vida cuando estábamos muertos en nuestros delitos y pecados. Tú la fuente de vida, nos mostraste la vida y nos diste tu vida; para todo aquel que cree, para que ninguno se pierda.


Arde mi corazón en gratitud, por tanto amor y entrega. Arde mi corazón con pasión y adoración permanente. Arde mi corazón con compromiso y permanente obediencia a tu propósito eterno. Arde mi corazón al entender todo lo que hiciste por mí, cuando yo estaba muerto en mis delitos y pecados. Arde mi corazón por tanta generosidad. Arde mi corazón por tanto amor.


Cómo no entregarte todo lo que soy, cuando tú me diste los talentos, no son míos, son tuyos, y tuviste tanto amor en dármelos para que los administre para tu gloria. Cómo no entregarte todo lo que soy, si ahora, al leer lo que dice tu Palabra, puedo conocerte, pues me da entendimiento de quién eres, y quien soy yo en ti. Me hiciste nueva criatura, ¡me hiciste hijo de Dios! ¡Cuántos privilegios! 


Entiendo que estar a tus pies, es estar en ti. Entiendo que estar a tus pies es el mejor lugar, porque estoy seguro en ti. Estar a tus pies, trasciende lo temporal de esta tierra y llega a lo eterno de tu ser. A tus pies, arde mi corazón permanentemente, mi Cristo.


Puedes tener más información sobre «No hay lugar más alto» y otras canciones, en el siguiente enlace Click aquí