Una vida gloriosa

Devocionales

¡A Dios sea la gloria!


Te has preguntado alguna vez, ¿por qué estás aquí o cuál es tu propósito en la vida? El Catecismo resumido de Westminster declara: «El objetivo principal del hombre es glorificar a Dios y disfrutarlo para siempre». La Biblia está llena del término «gloria de Dios», desde el Antiguo hasta el Nuevo Testamento. Sería lógico pensar que si la gloria es nuestro principal objetivo, es decir, nuestro propósito de vida, entonces debemos entenderlo.


La palabra «gloria», se puede definir de manera diferente. Literalmente, significa «ser pesado». Figurativamente, significa dar peso a (honor, respeto y significado). Teológicamente, significa que Dios es el más significativo y por lo tanto digno de honor y respeto. Los diccionarios de la Biblia definen la gloria de Dios, como la manifestación de sus atributos y perfecciones divinas. Por lo tanto, la gloria de Dios es la presentación o revelación de lo significativo que es Dios.


Dios es significativo en su naturaleza. Su omnipresencia (Él está en y sobre todo), omnisciencia (Él lo sabe todo), y omnipotencia (Él sostiene todo), son únicos para Él. Pero también es significativo en su carácter, como su amor, misericordia, justicia, gracia, paz, alegría y paciencia; se muestran perfecta y simultáneamente en Él. Entonces, si lo significativo de Dios se ve en su naturaleza y carácter únicos, podemos decir que su gloria es la expresión visible de su carácter.


Ahora, tú y yo fuimos creados a su imagen y somos hechura suya. En otras palabras, somos los portadores de la imagen de Dios. Esto significa que aunque no podemos mostrar su naturaleza, porque ninguno de nosotros somos omnipresentes, omniscientes u omnipotentes, podemos mostrar su carácter: amor, alegría, paz, paciencia, bondad. De hecho, su carácter se manifiesta en su mejor creación, que somos tú y yo. La gloria de Dios, la expresión visible de su carácter, está en exhibición en nosotros, sus portadores de la imagen.


El apóstol Pablo nos dice que hagamos todo para la gloria de Dios. Ya sea que esté haciendo cosas grandes o pequeñas en la vida, hágalo de tal manera que muestre el carácter de Dios en ti. Dios te ha creado para ser un conducto a través del cual Él quiere revelar su carácter a su creación. ¿Qué tal eso para un propósito en la vida? ¡A Él sea la gloria!


Dos preguntas: ¿Cómo expreso la gloria de Dios en mi vida? ¿Cómo ven otros la gloria de Dios en mí?