Hombre de Dios

Dia 7 de 8 • Ver la lectura de hoy

Devocionales

El líder disponible


La sexta característica del total hombre espiritual es que está disponible a compartirse con los demás. Porque no es egoísta, tiene un deseo de darse a sí mismo sin esperar nada a cambio. El gozo de dar lo motiva a volcarse hacia su familia.


Cuando mis hijos eran pequeños, hice el esfuerzo de tener una pequeña charla y oración con ellos antes de ir a dormir cada noche. Cuando llegaron a la adolescencia, esas charlas nocturnas muchas veces se tornaron más largas y más involucradas. Por mi horario, a veces me perdía alguna sesión pero no si podía evitarlo. Había algo muy especial acerca de estar allí para escuchar y orar con ellos brevemente antes de que durmieran. Porque estas charlas eran relajadas y confidenciales, mis hijos muchas veces me comunicaban cosas que otros padres podrían encontrar sorprendentes. Sin embargo, me las compartían porque el hecho de que yo estuviera allí consistentemente cada noche les comunicaba: a mi me importas.Estoy interesado en ti. Te amo.


Compartirnos a nosotros mismos con nuestras familias es tiempo bien invertido, que seguramente tendrá ricas recompensas. Esto es porque cosechamos lo que sembramos, más de lo que sembramos y después de que sembramos (Gálatas 6:7). El principio de sembrar y cosechar aplica a las familias tanto como a la agricultura.


No solo debería un padre compartirse a sí mismo con su familia, sino él debería también aprender a compartir su fe con otros. Un padre compartiendo con su familia acerca de cómo el Señor lo usó para guiar a alguien a Cristo hace más para motivarlos a compartir su testimonio cristiano que todos los cursos de estudio combinados.


Por demostración y por instrucción deberíamos también enseñar a nuestros hijos tan pronto como sea posible de dar ofrendas a la iglesia, no solo para colaborar en el presupuesto de la iglesia, sino como un acto de amor a Dios en obediencia a Su palabra. El dinero es un factor esencial en la vida de todos; entonces, la forma de manejar el dinero es una lección importante para los niños. Padre, la responsabilidad y la oportunidad te pertenecen. Cuando diezmas, estás invirtiendo sabiamente en el bienestar financiero y espritual de tu familia. Y cuando experimenten tiempos de dificultad financiera, puedes mostrarles a tus hijos que la fuerza para perseverar y trabajar durante tiempos desafiantes viene de honrar a Dios en el uso de tu tiempo y tu dinero. Estas son lecciones que nunca olvidarán.


Aprender a darle a Dios en muchas maneras diferentes puede volverse en un asunto familiar emocionante. Cuando reconoces una necesidad, ora para que el Padre te haga dar y luego respondan en obediencia juntos, puede ser una experiencia muy gozosa y espiritualmente poderosa. Estas lecciones, bien enseñadas, pueden proveer una vida de dirección espiritual y financiera para tus hijos.