Parallel
134
SALMO 134 (133)
Que el Señor te bendiga#Salmo 134 Himno o canto de alabanza. Antes de retirarse del templo, el pueblo pide a los sacerdotes que sigan alabando al Señor durante la noche. Los sacerdotes responden impartiendo una bendición (v. 3).
1a (1a) Cántico de las subidas.#134.0(1a) Cántico de las subidas: Véanse Sal 120 nota  a; 120.0(1a) n.
1 1 (1b) ¡Vamos, siervos del Señor!
¡Bendigan al Señor todos ustedes,
que están en su templo por las noches!
2¡Eleven sus manos al santuario#134.2 Acerca de la elevación de las manos, véase Sal 5.7(8) n.
y bendigan al Señor!
3¡Que el Señor, creador del cielo y de la tierra,
te bendiga desde el monte Sión!#134.2-3 El verbo bendecir se emplea aquí en su doble significado: el pueblo bendice al Señor, es decir, reconoce su gloria y su grandeza, y lo alaba por su misericordia y su fidelidad (Sal 103.1-2; 104.1-2); el Señor, a su vez, bendice al pueblo concediéndole vida y fecundidad en virtud de su palabra creadora (Gn 1.28).