Parallel
132
SALMO 132 (131)
Las promesas de Dios a David#Salmo 132 Este salmo real consta de dos partes. La primera recuerda el celo que puso David en trasladar el cofre de la alianza al monte Sión (cf. 2 S 6.12-19), y termina con una breve súplica en favor del rey (v. 10). La segunda muestra cómo el Señor recompensó a David, prometiéndole que su trono habría de durar para siempre (cf. v. 12). En esta promesa tuvo su origen la esperanza mesiánica de Israel.
1a (1a) Cántico de las subidas.#132.0(1a) Cántico de las subidas: Véanse Sal 120 nota  a; 120.0(1a) n.
1 1 (1b) Acuérdate, Señor, de David
y de todas sus aflicciones;
2acuérdate del firme juramento,#132.1(1b)-2 El salmista presenta como un juramento hecho por David su firme resolución de construir un templo para el Señor (cf. 2 S 7.1-3; 1 R 8.17; 1 Cr 28.2). A esta decisión del rey responde luego el juramento que le hace el Señor (cf. v. 11).
que te hizo a ti, el Poderoso de Jacob:
3«No me pondré bajo techo
ni me acostaré a descansar,
4no cerraré los ojos
ni dormiré un solo instante,
5mientras no encuentre casa
para el Señor, el Poderoso de Jacob.»#132.5 El Poderoso de Jacob: título de Dios muy antiguo, que en Is 1.24 aparece como el Poderoso de Israel. Cf. Gn 49.24; Is 49.26; 60.16.
6En Efrata#132.6 Efrata: nombre asociado al de Belén, la patria de David (Gn 35.19; Rt 4.11; Miq 5.2 [1]). oímos hablar del arca de la alianza,
y la encontramos en los campos de Jáar.#132.6 Jáar parece ser una abreviatura poética de Quiriat-jearim, lugar situado a unos 15 km. al noroeste de Jerusalén (cf. Jos 9.17), donde estuvo el arca de la alianza una vez que los filisteos lo devolvieron (1 S 7.1).
7¡Vayamos al santuario del Señor!
¡Arrodillémonos ante el estrado de sus pies!
8Levántate, Señor,#132.8 Levántate, Señor: alusión a Nm 10.35. Véase Sal 68.1(2) n. con tu arca poderosa,
y ven al monte donde has de descansar.
9Que tus sacerdotes se revistan de justicia;
que tus fieles griten de alegría.
10Por consideración a David, tu siervo,
no rechaces al rey que has escogido.#132.8-10 2 Cr 6.41-42.
11El Señor hizo a David un firme juramento,
juramento del que no va a desdecirse:#132.11 2 S 7.12-16; 1 Cr 17.11-14; Sal 89.3-4(4-5); Hch 2.30.
12«Pondré en tu trono a uno de tus descendientes.
Si tus hijos cumplen con mi alianza
y con los mandatos que voy a enseñarles,
también los hijos de ellos
ocuparán tu trono para siempre.»
13¡El Señor ha escogido el monte Sión!
¡Lo ha elegido para vivir allí!
14«Éste es el monte donde siempre quiero estar;
en él viviré, porque así me agradó.
15Bendeciré mucho sus alimentos
y saciaré el hambre de sus pobres.
16Revestiré de salvación a sus sacerdotes
y haré que griten de alegría los que le son fieles.
17Allí haré que renazca el poder de David.
Ya he preparado una lámpara
para el rey que he escogido.#1~R 11.36.
18A sus enemigos los llenaré de vergüenza,
pero a él lo cubriré de esplendor.»