Parallel
4
Exhortaciones a seguir el buen camino
1Hijos, atiendan a los consejos de su padre;#4.1 Pr 1.8; 2.1-2.
pongan atención, para que adquieran buen juicio.#Pr 19.20.
2Yo les he dado una buena instrucción,
así que no descuiden mis enseñanzas.
3Pues yo también he sido hijo:
mi madre me amaba con ternura
4y mi padre me instruía de esta manera:
«Grábate en la mente mis palabras;
haz lo que te ordeno, y vivirás.#4.4 Grábate... y vivirás: Pr 7.2; 8.35.
5Adquiere sabiduría y buen juicio;#4.5 Véanse las referencias en 3.14 n. y 3.14-15 n.
no eches mis palabras al olvido.
6Ama a la sabiduría, no la abandones#4.6 El amor a la sabiduría es fuente de prosperidad (8.21); olvidarla es lo mismo que desear la muerte (8.36).
y ella te dará su protección.#4.6 Ella te dará su protección: Cf. 1.33; 2.7,11-17.
7Antes que cualquier otra cosa,
adquiere sabiduría y buen juicio.#4.7 Pr 23.23; cf. Mt 13.44-46. Para obtener sabiduría y buen juicio debe reconocerse que se necesita, sin perder de vista los sacrificios que exige esa adquisición.
8Ámala, y te enaltecerá;
abrázala, y te honrará;
9¡te obsequiará con la más bella guirnalda
y te coronará#4.9 Pr 1.9. Las guirnaldas o coronas se utilizaban en las bodas o fiestas, como expresión de júbilo (cf. Ez 16.12; 23.42). con ella!»
10Atiende a mis palabras, hijo mío,#4.10 Hijo mío: Véase Pr 1.8 n.
hazlas tuyas y aumentarán los años de tu vida.#4.10 Cf. Pr 3.1-2.
11Yo te llevaré por el camino#4.10-19 Estos diez vv. tratan el tema de los dos caminos más extensamente que el cap. anterior (3.6,23,26). Cf. Sal 1.1,6. de la sabiduría:
te haré andar por el buen camino,
12en el que no habrá estorbos a tu paso,
en el que no tropezarás aun cuando corras.#Sal 23.3.
13Aférrate a la instrucción y no la descuides;
ponla en práctica, pues es vida para ti.#Pr 3.21-22.
14No vayas tras los pasos de los malvados,
no sigas su mala conducta.#Sal 1.1; 17.5.
15Evita el pasar por su camino;
apártate de ellos y sigue adelante,
16pues no están en paz si no hacen lo malo;
pierden el sueño, si no hacen caer a alguno.#4.14-16 Cf. Pr 1.15-16. Cf. también Sal 36.1-4(2-5); Miq 2.1.
17¡Su comida y su bebida
son la maldad y la violencia!
18El camino de los justos es como la luz de un nuevo día:
va en aumento hasta brillar en todo su esplendor.#4.18 Cf. Dn 12.3; Jn 8.12. Véase Jn 1.9 n.
19Pero el camino de los malvados es oscuro;#Job 3.23; Pr 2.13.
¡ni siquiera saben contra qué tropiezan!#4.18-19 Sal 1.6; Pr 13.9; Eclo 39.24.
20Atiende a mis palabras, hijo mío;
préstales atención.#4.20 Véase Pr 1.8 n.
21Jamás las pierdas de vista,
¡grábatelas en la mente!#4.21 ¡Grábatelas en tu mente!: Lit. ¡guárdalas en medio de tu corazón! Acerca del corazón como órgano del que proceden los pensamientos y las decisiones, véase Sal 12.2(3) n.
22Ellas dan vida y salud
a todo el que las halla.
23Cuida tu mente más que nada en el mundo,
porque ella es fuente de vida.#4.22-23 Las palabras del padre, portadoras de sabiduría, preservarán la vida del hijo (cf. 3.1-2) y guiarán su conducta (cf. los vv. siguientes).
24Evita el decir cosas falsas;
apártate de la mentira.#4.24 Evita... la mentira: Ex 20.16; 23.1; Dt 5.20.
25Mira siempre adelante,
mira siempre de frente.#4.25 Cf. Job 31.1; Sal 119.37; Mt 5.28; 6.22-23.
26Fíjate bien en dónde pones los pies,
y siempre pisarás terreno firme.#Heb 12.13.
27No te desvíes de tu camino;#4.27 Cf. Dt 5.32-33; 28.13-14.
evita el andar en malos pasos.#4.20-27 Estas sentencias abarcan la totalidad de la persona: oído (v. 20), ojo (vv. 21,25), mente (vv. 21,23), cuerpo (v. 22), boca (v. 24) y pies (v. 26).