Parallel
16
Las primeras seis plagas
1Oí entonces una voz poderosa que desde el Templo ordenaba a los siete ángeles:
—Vayan a derramar sobre la tierra las siete copas de la ira de Dios.
2Partió el primer ángel, derramó su copa sobre la tierra y llagas repugnantes y dolorosas se abatieron sobre los que estaban tatuados con la marca de la bestia y adoraban su imagen.
3El segundo ángel derramó su copa sobre el mar, que se convirtió en sangre de cadáver; y todo aliento de vida marina pereció.
4El tercer ángel derramó su copa sobre los ríos y los manantiales, que también se convirtieron en sangre. 5Y oí que el ángel de las aguas decía:
—Eres justo y has hecho justicia,
tú que eres santo
y que existes desde siempre.
6Ellos derramaron la sangre
de tus consagrados y profetas
y sangre les has dado tú a beber.
¡Bien merecido lo tienen!
7Oí también que alguien decía desde el altar:
—Efectivamente, Señor Dios, dueño de todo,
tú juzgas con verdad y con justicia.
8El cuarto ángel derramó su copa sobre el sol y se le concedió abrasar a los humanos. 9Todos quedaron horriblemente calcinados; pero aun así, blasfemaban y se negaron a convertirse y a reconocer la grandeza de Dios, quien tiene en su mano tales calamidades.
10El quinto ángel derramó su copa sobre el trono de la bestia, y su reino quedó sumido en tinieblas. 11En el paroxismo del dolor y acosada por sus llagas, la gente se mordía la lengua y renegaba del Dios del cielo; pero siguió sin convertirse.
12El sexto ángel derramó su copa sobre el gran río Éufrates. El agua del río se secó y el cauce quedó convertido en camino para los reyes procedentes del este. 13Y vi cómo de la boca del dragón, de la boca de la bestia y de la boca del falso profeta salían tres espíritus inmundos que parecían sapos. 14Se trataba de espíritus diabólicos que realizaban prodigios y pretendían reunir a todos los poderosos del mundo con vistas a la batalla del gran día de Dios, el dueño de todo.
15«Miren que llego como un ladrón. ¡Dichoso el que se mantenga vestido y vigilante! No tendrá que andar desnudo, y nadie verá sus vergüenzas». 16Y reunieron a los reyes en el lugar llamado en hebreo Harmagedón.
La séptima copa
17El séptimo ángel derramó, finalmente, su copa en el aire, y una voz poderosa procedente del Templo, de junto al trono mismo, clamó:
—¡Hecho está!
18Hubo entonces relámpagos y truenos fragorosos, y un terremoto tan formidable como jamás se dio desde que el mundo es mundo. 19La gran ciudad se partió en tres; se desmoronaron las restantes ciudades del mundo, y Dios se acordó de la orgullosa Babilonia para hacerle apurar hasta las heces la copa de su terrible indignación. 20Desaparecieron todas las islas, y de los montes nunca más se supo. 21Una tromba de granizos descomunales se abatió desde el cielo sobre la gente que, a pesar de todo y más todavía a causa del azote del granizo, terrible sobremanera, siguió blasfemando contra Dios.