GÉNESIS 33
BLPH
33
El encuentro de Jacob con Esaú
1Cuando Jacob vio que se acercaba Esaú con cuatrocientos hombres, repartió a los niños entre Lía, Raquel y las dos criadas.#31,33. 2Situó primero a las criadas con sus hijos, detrás a Lía con sus hijos, y por último a Raquel con José. 3Luego pasó delante de ellos e hizo siete inclinaciones hasta el suelo a medida que se iba acercando a su hermano. 4Pero Esaú corrió a su encuentro y, echándole los brazos al cuello, lo abrazó y rompieron juntos a llorar.
5Después Esaú alzó la mirada y fijándose en las mujeres y los niños, preguntó:
—Y estos, ¿quiénes son?
Jacob respondió:
—Son los hijos que Dios ha concedido a tu siervo.
6Entonces las criadas y sus hijos se acercaron y se inclinaron; 7luego, Lía y sus hijos hicieron lo mismo y, por último, también se inclinaron Raquel y José. 8Y preguntó Esaú:
—¿Qué pretendías con todos esos rebaños que me he venido encontrando?
Jacob respondió:
—Lograr que mi señor me recibiese amistosamente.
9Esaú dijo:
—Yo tengo bastante, hermano mío; quédate con lo tuyo.
10Jacob insistió:
—De ninguna manera. Si realmente me has perdonado, acepta este regalo que te ofrezco. Volver a verte ha sido como ver el rostro de Dios ya que me has recibido tan fraternalmente. 11Te ruego que aceptes el regalo que te he traído, porque Dios ha sido generoso conmigo y tengo de todo.
Tanto insistió Jacob, que al fin Esaú aceptó.
12Después Esaú dijo:
—Pongámonos en camino; yo te acompañaré.
13Pero Jacob respondió:
—No olvide mi señor que los niños aún son débiles y que debo también cuidar a las ovejas y vacas que están criando; si se las fuerza a caminar una jornada entera, todas las ovejas morirán. 14Es mejor que mi señor se adelante a su siervo; yo seguiré poco a poco, al paso del ganado que va delante de mí y al paso de los niños, hasta reunirnos con mi señor en Seír.
15Entonces Esaú dijo:
—Permíteme al menos que te acompañen algunos de mis hombres.
Y Jacob respondió:
—No hay necesidad. Es bastante con haberme ganado la benevolencia de mi señor.
16Aquel mismo día, Esaú emprendió el camino de vuelta a Seír. 17Por su parte, Jacob se dirigió a Sucot y allí construyó una casa para él y cobertizos para su ganado. Por eso Sucot es el nombre de aquel lugar.
Jacob en Siquén
18A su regreso de Parán Aram, Jacob llegó sano y salvo a la ciudad de Siquén, en tierra de Canaán, y acampó fuera, frente a la ciudad. 19Y el terreno donde montó las tiendas se lo compró a los hijos de Jamor, padre de Siquén, por cien monedas de plata. 20Y allí mismo erigió un altar y lo dedicó al Dios de Israel.

La Palabra (BLPH) versión hispanoamericana Copyright © Sociedad Bíblica de España, 2010 Utilizada con permiso

Learn More About La Palabra (versión hispanoamericana)