Parallel
31
Jacob huye de Labán
1Jacob se enteró de que los hijos de Labán andaban diciendo:
—Jacob se ha ido apoderando de todo lo que era de nuestro padre; se ha hecho rico a su costa.
2Advirtió también Jacob que Labán ya no lo trataba como antes. 3Entonces el Señor le dijo a Jacob:
—Vuelve a la tierra de tus padres, donde están tus parientes, que yo estaré contigo.
4Jacob mandó llamar a Raquel y a Lía para que fuesen al campo donde él tenía el rebaño, 5y les dijo:
—Me he dado cuenta de que su padre ya no me mira con la benevolencia de antes; pero el Dios de mi padre ha estado conmigo. 6Ustedes saben muy bien que yo he trabajado para su padre con todas mis fuerzas; 7a pesar de ello, él me ha engañado y me ha estado cambiando continuamente el salario. Sin embargo, Dios jamás le permitió que me hiciese mal alguno; 8al contrario, cuando Labán decía: «te voy a pagar con los corderos moteados», todas las ovejas del rebaño parían corderos moteados; y cuando decía: «te voy a pagar con los rayados», entonces todas parían crías rayadas. 9Así Dios le ha ido quitando el ganado al padre de ustedes y me lo ha ido dando a mí. 10Una vez, durante el período en que los animales estaban en celo, yo tuve un sueño. De pronto vi que los machos que cubrían a las ovejas eran todos rayados, manchados o moteados. 11Y en el sueño, el ángel de Dios me dijo: «Jacob». Yo le respondí: «Aquí estoy». 12Y él me dijo: «Echa una mirada y verás cómo todos los machos que cubren a las ovejas son rayados, manchados o moteados, porque he visto todo lo que Labán te ha estado haciendo. 13Yo soy el Dios de Betel, el lugar donde ungiste una piedra votiva y me hiciste una promesa. Márchate, pues, de aquí y regresa a la tierra que te vio nacer».
14Raquel y Lía le respondieron:
—¿Tenemos nosotras acaso parte o herencia en la casa de nuestro padre? 15Al contrario, nos ha tratado como si fuésemos extrañas. No solo nos vendió, sino que además se ha gastado el dinero que recibió por nosotras. 16Por tanto, toda la riqueza que Dios le ha quitado a nuestro padre es nuestra y de nuestros hijos. Así que haz todo lo que Dios te ha dicho.
17Entonces Jacob se preparó para partir, montó a sus hijos y a sus mujeres en los camellos, 18y se puso en marcha con todo su ganado y con todos los bienes que había acumulado en Parán Aram; luego se encaminó hacia la tierra de Canaán, donde vivía su padre Isaac.
19Y sucedió que mientras Labán estaba ausente esquilando sus ovejas, Raquel robó los ídolos familiares de su padre.
20De este modo Jacob se burló de Labán, el arameo, al no comunicarle que se marchaba; 21además, huyó llevándose todo lo que le pertenecía. Nada más cruzar el río Éufrates, Jacob se encaminó hacia la región montañosa de Galaad.
Labán persigue a Jacob
22Tres días después Labán recibió la noticia de que Jacob había huido. 23Entonces, acompañado de sus parientes, salió en su búsqueda; después de siete días lo alcanzó en los montes de Galaad. 24Pero esa misma noche Dios se apareció en sueños a Labán, el arameo, y le dijo:
—¡Que no se te ocurra hacer reproche alguno a Jacob, ni para bien ni para mal!
25Labán alcanzó a Jacob cuando este acababa de montar su campamento en el monte Galaad; entonces Labán y sus parientes montaron también allí su campamento. 26Y Labán le preguntó a Jacob:
—¿Por qué has hecho esto? Me has traicionado y te has llevado a mis hijas como si fueran prisioneras de guerra. 27¿Por qué has huido en secreto, con engaños y sin comunicármelo? Yo te habría despedido con festejos, con cánticos y al son de panderos y cítaras. 28Pero ni siquiera me dejaste besar a mis hijas y a mis nietos. ¡Te has portado como un insensato! 29Ahora yo podría castigarlos, pero anoche el Dios de tu padre me habló y me dijo que no se me ocurriera hacerte reproche alguno, ni para bien ni para mal. 30Pero si te marchas porque añoras la casa de tu padre, ¿por qué me has robado mis dioses?
31Entonces Jacob respondió a Labán:
—Es que tuve miedo. Pensé que tal vez me ibas a arrebatar por la fuerza a tus hijas. 32Eso sí, aquel en cuyo poder se encuentren tus dioses, que lo pague con su vida. Pongo a nuestros parientes como testigos: busca si hay algo tuyo, y llévatelo.
Pero Jacob no sabía que los había robado Raquel.
33Labán entró en la tienda de Jacob, luego en la de Lía, y también en la de las dos criadas, pero no encontró nada. Cuando salió de la tienda de Lía pasó a la de Raquel. 34Pero Raquel ya había tomado los ídolos, los había escondido debajo de la montura del camello y se había sentado encima de ellos. Mientras tanto Labán registró toda la tienda y no encontró nada. 35Entonces Raquel le dijo a su padre:
—No tome a mal mi señor que no me levante ante ti; tengo la menstruación.
Y por más que buscó, Labán no logró encontrar los ídolos.
36Así que Jacob se enojó con Labán y le recriminó todo indignado:
—¿Qué delito, qué falta he cometido para que me persigas así? 37¿Has encontrado algo que te pertenezca después de registrar todas mis cosas? Si lo has encontrado, enséñalo aquí, delante de tus parientes y los míos, y que sean ellos quienes decidan quién de los dos tiene razón. 38Durante los veinte años que pasé contigo jamás tus ovejas o tus cabras abortaron ni yo jamás comí un carnero de tu rebaño; 39jamás te traje un animal despedazado por las fieras, ya que te lo compensaba con uno de los míos, mientras tú me reclamabas si de día o de noche me robaban ganado. 40De día me consumía el calor, de noche el frío, y no conciliaba el sueño. 41Veinte años he estado en tu casa, y esto es lo que me ha tocado: trabajar catorce años a tu servicio por tus dos hijas, y seis años más por tu ganado; y tú continuamente me cambiabas el salario. 42Si el Dios de mi padre —el Dios de Abrahán, el Terror de Isaac— no hubiera estado conmigo, es bien seguro que me habrías despedido con las manos vacías. Pero Dios vio mi aflicción y el trabajo de mis manos, y anoche salió en mi defensa.
Alianza de Labán y Jacob
43Labán le replicó a Jacob:
—Estas mujeres son mis hijas, estos muchachos son mis nietos, este ganado también es mío y todo lo que aquí ves me pertenece. ¿Qué puedo hacer hoy por estas hijas mías y por los hijos que han dado a luz? 44Hagamos una alianza tú y yo, y quede como testimonio entre nosotros.
45Entonces Jacob tomó una piedra, la erigió a modo de piedra votiva, 46y dijo a sus parientes:
—¡Juntad piedras!
Y ellos recogieron piedras, hicieron un montón con ellas, y allí comieron, junto al majano. 47Labán llamó a aquel lugar Jegar Saadutá, y Jacob lo llamó Galaad.
48Labán añadió:
—Este majano es hoy un testimonio entre nosotros.
Por eso aquel lugar se llamó Galaad, 49y también Mispá, porque Labán juró:
—¡Que el Señor nos vigile cuando nos hayamos separado! 50Si maltratas a mis hijas o si te casas con otras mujeres además de ellas, aunque nadie sea testigo de ello, Dios será testigo entre nosotros.
51Y Labán siguió diciendo a Jacob:
—Mira el montón de piedras y la piedra votiva que he erigido entre nosotros; 52que este majano y esta piedra votiva sean testigos de que ni tú ni yo traspasaremos esta línea para hacernos daño. 53Y que el Dios de Abrahán y el Dios de Najor sea nuestro juez.
Entonces Jacob juró por el Terror de Isaac, su padre. 54Luego ofreció Jacob un sacrificio en el monte e invitó a comer* a sus parientes. Ellos comieron y pasaron la noche allí, en el monte.