Parallel
25
Cultos idolátricos en Sitín
1Acampó Israel en Sitín y el pueblo comenzó a prostituirse con las mujeres de Moab 2que lo incitaban a participar en los sacrificios en honor de su dios. El pueblo participó en esos sacrificios y adoró a ese dios, 3rindiendo culto a Baal-Peor. Ello hizo que estallara contra Israel la cólera del Señor 4que ordenó a Moisés:
— Convoca a todos los líderes del pueblo y cuélgalos públicamente en mi presencia para que mi ardiente cólera se aparte de Israel.
5Entonces Moisés ordenó a los magistrados de Israel:
— Que cada uno de ustedes dé muerte a aquellos de ustedes que hayan rendido culto a Baal-Peor.
6Y sucedió que un israelita se hizo presente en medio de sus hermanos llevando a su casa una mujer madianita; hizo esto a la vista de Moisés y de toda la comunidad israelita que lloraba a la entrada de la Tienda del encuentro. 7Cuando lo vio Finés, hijo de Eleazar y nieto del sacerdote Aarón, se levantó de en medio de la comunidad, tomó una lanza en su mano, 8siguió al israelita hasta su tienda y traspasó a ambos por el vientre, al israelita y a la mujer madianita. Con ello cesó el castigo que se había desencadenado contra los israelitas, 9un castigo en el que murieron veinticuatro mil. 10El Señor se dirigió a Moisés y le dijo:
11— Finés, hijo de Eleazar y nieto del sacerdote Aarón, ha apartado de los israelitas mi furor, saliendo en mi defensa en medio de ellos y evitando así que mi furor* los aniquilara. 12Por tanto diles: “Yo hago con Finés una alianza de paz. 13Para él y para todos sus descendientes será una alianza que le asegure para siempre el sacerdocio, por cuanto salió en defensa* de su Dios e hizo expiación por los israelitas”.
14El nombre del israelita muerto, ejecutado junto con la mujer madianita, era Zimrí, hijo de Salú, jefe de una familia de la tribu de Simeón; 15el nombre de la mujer madianita muerta era Cozbí, hija de Zur, jefe de clan en una familia patriarcal de Madián.
16El Señor se dirigió entonces a Moisés y le dijo:
17— Ataquen a los madianitas y derrótenlos, 18pues ellos, con sus ardides, se han convertido en enemigos de ustedes; así se portaron en el caso de Baal-Peor y en el de su compatriota Cozbí —hija de un jefe madianita— que murió el día del castigo desencadenado por lo de Peor.