Salmos 102
DHHDK

Salmos 102

102
SALMO 102 (101)
Oración de un afligido#Sal 102 Según parece, este salmo es la oración de un enfermo, que fue adaptada para el uso comunitario en una época en que Jerusalén se encontraba en ruinas (después de la catástrofe del 598 a.C.). Por eso en el marco de la súplica se inserta un mensaje profético que anuncia la reconstrucción de la ciudad santa (vv. 16-19). Éste es uno de los siete salmos llamados penitenciales (Sal 6; 32; 38; 51; 130; 143).
1Oración de un afligido que en su desaliento da rienda suelta a su queja delante del Señor.
2Señor, escucha mi oración,
¡permite que mi grito llegue a ti!
3No escondas de mí tu rostro
cuando me encuentre angustiado;
¡dígnate escucharme!,
¡respóndeme pronto cuando te llame!
4Pues mi vida se acaba como el humo,
mis huesos arden como brasas,#102.4 Job 30.30.
5mi corazón está decaído
como la hierba marchita;
¡ni aun deseos tengo de comer!
6La piel se me pega a los huesos
de tanto gemir.
7Soy como una lechuza del desierto,
como un búho#102.7 Como una lechuza… como un búho: traducción probable. El salmista se refiere a dos aves que habitan en lugares desolados y emiten un sonido semejante a un quejido. Cf. Is 13.21. entre las ruinas.
8No duermo.
Soy como un pájaro solitario en el tejado.
9Mis enemigos me ofenden sin cesar
y usan mi nombre para maldecir.
10En vez de pan, como ceniza;#102.10 En vez de pan, como ceniza: expresión hiperbólica, que indica una aflicción extrema. Para los antiguos israelitas, echarse ceniza (o polvo) sobre la cabeza (2 S 13.19; Lm 2.10) y sentarse o acostarse sobre ceniza (Est 4.3; Job 42.6) eran señal de duelo o de gran dolor.
en mi bebida se mezclan mis lágrimas,
11por causa de tu enojo y tu furor,
pues me alzaste para derribarme después.
12Mis días pasan como una sombra;#102.12 Job 8.9; 14.2; Sal 39.6-7; 109.23.
me voy marchitando como la hierba.
13Pero tú, Señor, reinas por siempre;
¡tu nombre será siempre recordado!
14Levántate, compadécete de Sión,
pues ya se cumplió el tiempo;
¡ya es hora de que la perdones!
15Tus siervos aman sus piedras;
sienten dolor por sus ruinas.#102.15 Is 40.2.
16Todas las naciones y reyes de la tierra
honrarán el nombre glorioso del Señor
17cuando él reconstruya a Sión
y aparezca en su gloria,
18cuando atienda a la oración del desamparado
y no desoiga sus ruegos.
19Que esto quede escrito
para las generaciones futuras,
para que alaben al Señor
los que aún han de nacer.
20El Señor miró la tierra desde el cielo,
desde su santa altura,
21para atender los lamentos de los prisioneros
y libertar a los condenados a muerte;
22para que en Sión, en Jerusalén,
se proclame y se alabe el nombre del Señor
23cuando gentes de todas las naciones
se reúnan para adorarlo.
24Él me ha quitado fuerzas a medio camino;
ha hecho más corta mi vida.
25Yo le digo: «Dios mío,
no me lleves en la mitad de mi vida.»#102.25 Una muerte prematura, de acuerdo con el principio de la retribución temporal, era la suerte reservada a los malvados (Sal 26.9; 55.23 [24]; Pr 10.27).
¡Tus años no tienen fin!
26Afirmaste la tierra desde el principio;
tú mismo hiciste el cielo.
27Todo ello dejará de existir,
pero tú permaneces firme.
Todo ello se gastará, como la ropa;
¡tú lo cambiarás y quedará cambiado,
como quien se cambia de ropa!
28Pero tú eres el mismo;
tus años nunca terminarán.#102.26-28 Estas frases están inspiradas en Is 51.6-8, y aparecen citadas en Heb 1.10-12.
29Darás seguridad a los descendientes de tus siervos;
en tu presencia misma los establecerás.

Texto Bíblico: Dios habla hoy © Sociedades Bíblicas Unidas, 1966, 1970, 1979, 1983, 1994.


Learn More About Dios Habla Hoy DK