Parallel
34
Segunda participación de Elihú
1Elihú dijo también:
2«A ustedes, los sabios,
y a ustedes, los inteligentes,
les ruego que me presten atención.
3Si podemos distinguir los sabores,
podemos distinguir las palabras.
4Así que examinemos este caso,
y veamos quién tiene la razón.
5»Job nos ha dicho:
“Soy inocente,
pero Dios no lo quiere aceptar;
6soy un hombre justo,
pero parezco un mentiroso;
no he cometido ningún pecado,
pero Dios me hirió de muerte”.
7»¿Habrá otro como Job,
que siempre se burla de todo?
8Le encanta andar con malvados
y tenerlos por amigos.
9¡Y ahora anda diciendo
que no vale la pena
ser amigo de Dios!
10-12»Ustedes son inteligentes,
así que préstenme atención.
¡No debemos siquiera pensar
que el Dios todopoderoso
pudiera hacer algo injusto!
Al contrario, nos premia o castiga,
según lo que merecemos.
13Su poder sobre este mundo
no lo ha recibido de nadie;
14el día que él decida
quitarnos su espíritu de vida,
15¡todos nosotros moriremos
y volveremos a ser polvo!
16»Job,
si en verdad eres inteligente,
préstame atención.
17Si Dios no amara la justicia,
no podría gobernar el mundo.
Así que no puedes condenar
al Dios justo y poderoso.
18Dios no considera superiores
ni a reyes ni a gobernantes.
19Dios nos hizo a todos,
seamos pobres o ricos;
él no tiene favoritos.
20Unos y otros mueren de repente,
en medio de la noche.
21»Dios está siempre vigilando
todo lo que hacemos.
22Ni en la noche más oscura
pueden esconderse los malvados.
23Dios no tiene que decidir
cuándo llevarlos a juicio,
24ni necesita permiso
para acabar con los poderosos
y darles su merecido.
25Él sabe todo lo que hacen;
por la noche les quita su poder
y los destruye por completo;
26los castiga por su maldad
donde todos puedan verlos,
27pues dejaron de obedecerlo
y no siguieron sus enseñanzas;
28tanto maltrataron a los pobres
que sus gritos de auxilio
llegaron hasta Dios.
29Pero, si Dios decide no actuar,
¿quién puede exigirle que lo haga?
Si él decide que nadie lo vea,
¿quién puede ver su cara?
Sin embargo, Dios vigila
a todos los pueblos del mundo,
30para que los malvados no dominen
ni engañen a su pueblo.
31-32»Aunque te reconozcas culpable,
y prometas no volver a pecar,
33Dios no te premiará.
Tú lo has rechazado,
y no voy a responder por ti.
Así que di lo que piensas.
34»Ustedes que me escuchan
son sabios e inteligentes,
así que tienen que admitir
35que Job habla por hablar,
y no sabe lo que dice.
36Ha respondido como un malvado,
y debe enfrentar el juicio.
37No solo ha sido rebelde,
sino que en nuestra propia cara
se ha burlado de nosotros
y ha insultado a Dios».