Génesis 7
RVR95
7
El diluvio
1Dijo luego Jehová a Noé: «Entra tú y toda tu familia en el arca, porque solo a ti he visto justo delante de mí en esta generación. 2De todo animal limpio tomarás siete parejas, cada macho con su hembra; pero de los animales que no son limpios, una pareja, un macho con su hembra. 3También de las aves de los cielos siete parejas, macho y hembra, para conservar viva la especie sobre la faz de la tierra. 4Y pasados aún siete días, yo haré llover sobre la tierra cuarenta días y cuarenta noches; y borraré de la faz de la tierra a todo ser viviente que hice.» 5E hizo Noé conforme a todo lo que le mandó Jehová.
6Era Noé de seiscientos años cuando el diluvio de las aguas vino sobre la tierra. 7Y por causa de las aguas del diluvio entró Noé en el arca, y con él sus hijos, su mujer y las mujeres de sus hijos. 8De los animales limpios, de los animales que no eran limpios, de las aves y de todo lo que se arrastra sobre la tierra, 9de dos en dos, entraron con Noé en el arca; macho y hembra, como Dios mandó a Noé.
10Al séptimo día, las aguas del diluvio vinieron sobre la tierra. 11Aquel día del año seiscientos de la vida de Noé, en el mes segundo, a los diecisiete días del mes, fueron rotas todas las fuentes del gran abismo y abiertas las cataratas de los cielos, 12y hubo lluvia sobre la tierra cuarenta días y cuarenta noches. 13Aquel mismo día entraron en el arca Noé, sus hijos Sem, Cam y Jafet, la mujer de Noé y las tres mujeres de sus hijos; 14todos ellos, y todos los animales salvajes según sus especies, todos los animales domésticos según sus especies, todo reptil que se arrastra sobre la tierra según su especie, toda ave según su especie y toda clase de pájaros y seres alados. 15Entraron, pues, con Noé en el arca, de dos en dos, de todo ser en que había espíritu de vida. 16Los que entraron eran macho y hembra de cada especie, como le había mandado Dios; y Jehová le cerró la puerta.
17El diluvio duró cuarenta días sobre la tierra. Las aguas crecieron y alzaron el arca, que se elevó sobre la tierra. 18Las aguas siguieron subiendo y creciendo en gran manera sobre la tierra y flotaba el arca sobre la superficie de las aguas. 19Las aguas subieron mucho sobre la tierra; todos los montes altos que había debajo de todos los cielos quedaron cubiertos. 20Quince codos más alto subieron las aguas después que quedaron cubiertos los montes. 21Y murieron todos los seres que se mueven sobre la tierra, así las aves como el ganado y las bestias, y todo reptil que se arrastra sobre la tierra, y todo hombre. 22Todo lo que tenía aliento de espíritu de vida en sus narices, todo lo que había en la tierra, murió. 23Así fue destruido todo ser que vivía sobre la faz de la tierra, desde el hombre hasta la bestia, los reptiles y las aves del cielo; fueron borrados de la tierra. Solamente quedó Noé y los que con él estaban en el arca. 24Y permanecieron las aguas ciento cincuenta días sobre la tierra.
COMPARACIÓN DEL RELATO BÍBLICO DEL DILUVIO CON UN RELATO EXTRABÍBLICO (véase Gn 7.1-24)
Parte del relato Relato bíblico () Relato extrabíblico Epopeya de Gilgamés (babilónico; s. VIII a.C.)
Motivo Jehová decide destruir a la humanidad por medio del diluvio, porque todos se habían pervertido (). Los dioses no soportaban el ruido producido por los seres humanos; deciden acabarlos por medio del diluvio.
Aviso Jehová avisa a Noé, el único que hacía la voluntad divina, de su decisión. Le ordena construir un arca para que se salven Noé, su familia y los animales (unos pocos de cada especie) (,). Ea, el dios de las aguas dulces (y uno de los creadores de la humanidad), avisa a Utnapistim de la decisión de los dioses. Le ordena crear una barca para que se salven él y la simiente de toda vida. Le indica qué decir si le preguntan qué es lo que estaba haciendo.
Construcción del arca y entrada en ella Noé obedeció a Jehová; construyó el arca con las medidas que Dios le dio. Entraron Noé, su esposa, sus hijos y sus nueras, y los animales (). Utnapistim obedeció a Ea; construyó la barca con las medidas que se le dieron. Entraron él, su familia y los artesanos que le ayudaron en la construcción de la barca, y los animales. Utnapistim llevó consigo sus riquezas.
El diluvio Jehová cerró la puerta del arca. Se inició el diluvio, que duró cuarenta días. Dios hace que cesen las lluvias. Las aguas cubrieron la tierra por casi un año. El arca reposó en el monte Ararat (). Utnapistim cerró la puerta de la barca. El diluvio duró siete días; fue tan terrible que los mismos dioses se espantaron y huyeron al más alto de los cielos. Las aguas cubrieron la tierra por poco más de un mes. La barca reposó en el monte Nisir.
Salida del arca Noé y su familia, y los animales salen del arca a la orden de Jehová (). Utnapistim ve el estado de la tierra. Abre las puertas de la barca y todos salen menos él, pues ha visto los cadáveres esparcidos por toda la tierra, convertidos en barro. Se siente desamparado. Al tiempo sale.
El sacrificio y sus efectos Noé levantó un altar y ofreció sacrificios a Jehová. Al Señor le agradaron los sacrificios y prometió no volver a maldecir la tierra por causa de la humanidad, ni volver a destruir a todos los animales (). Utnapistim ofreció un sacrificio de acción de gracias a las divinidades, las cuales acudieron rápidamente y se juntaron como moscas alrededor del sacrificio. La diosa Istar invitó a todos los dioses a que participaran del sacrificio, menos a Enlil (el dios que causó la devastación, inesperada para los otros dioses). Enlil se enojó porque escaparon algunos seres humanos. Luego de dialogar con otros dioses, Enlil se tranquilizó.
La bendición de Dios Jehová bendice a Noé y su familia. Les dice que llenen la tierra y les da poder sobre los animales. Podrán comer todos los animales y verduras que quieran. No pueden comer carne con sangre. Dios pedirá cuentas por la vida de cada ser humano (). Enlil bendice a Utnapistim y permite que deje de ser mortal y se convierta en uno semejante a los dioses.
La alianza de Dios con el ser humano Jehová hace un pacto con Noé y con sus descendientes (o sea, con toda la humanidad): no volver a destruir al ser humano ni a los animales por medio de un diluvio ().

Texto: Reina-Valera 95® © Sociedades Bíblica Unidas, 1995.

Notas: Notas de Estudio Reina-Valera 95 © Sociedades Bíblicas Unidas, 1995. 

Learn More About Biblia Reina Valera 1995