Génesis 39
NTV

Génesis 39

39
José en la casa de Potifar
1Cuando los mercaderes ismaelitas llevaron a José a Egipto, lo vendieron a Potifar, un oficial egipcio. Potifar era capitán de la guardia del faraón, rey de Egipto.
2El Señor estaba con José, por eso tenía éxito en todo mientras servía en la casa de su amo egipcio. 3Potifar lo notó y se dio cuenta de que el Señor estaba con José, y le daba éxito en todo lo que hacía. 4Eso agradó a Potifar, quien pronto nombró a José su asistente personal. Lo puso a cargo de toda su casa y de todas sus posesiones. 5Desde el día en que José quedó encargado de la casa y de las propiedades de su amo, el Señor comenzó a bendecir la casa de Potifar por causa de José. Todos los asuntos de la casa marchaban bien, y las cosechas y los animales prosperaron. 6Pues Potifar le dio a José total y completa responsabilidad administrativa sobre todas sus posesiones. Con José a cargo, Potifar no se preocupaba por nada, ¡excepto qué iba a comer!
José era un joven muy apuesto y bien fornido, 7y la esposa de Potifar pronto comenzó a mirarlo con deseos sexuales.
—Ven y acuéstate conmigo —le ordenó ella.
8Pero José se negó:
—Mire —le contestó—, mi amo confía en mí y me puso a cargo de todo lo que hay en su casa. 9Nadie aquí tiene más autoridad que yo. Él no me ha negado nada, con excepción de usted, porque es su esposa. ¿Cómo podría yo cometer semejante maldad? Sería un gran pecado contra Dios.
10Día tras día, ella seguía presionando a José, pero él se negaba a acostarse con ella y la evitaba tanto como podía. 11Cierto día, sin embargo, José entró a hacer su trabajo y no había nadie más allí. 12Ella llegó, lo agarró del manto y le ordenó: «¡Vamos, acuéstate conmigo!». José se zafó de un tirón, pero dejó su manto en manos de ella al salir corriendo de la casa.
13Cuando ella vio que tenía el manto en las manos y que él había huido, 14llamó a sus siervos. Enseguida todos los hombres llegaron corriendo. «¡Miren! —dijo ella—. ¡Mi esposo ha traído aquí a este esclavo hebreo para que nos deje en ridículo! Él entró en mi cuarto para violarme, pero yo grité. 15Cuando me oyó gritar, salió corriendo y se escapó, pero dejó su manto en mis manos».
16Ella se quedó con el manto hasta que su esposo regresó a la casa. 17Luego le contó su versión de lo sucedido: «Ese esclavo hebreo que trajiste a nuestra casa intentó entrar y aprovecharse de mí; 18pero, cuando grité, ¡salió corriendo y dejó su manto en mis manos!».
José es encarcelado
19Potifar se enfureció cuando oyó el relato de su esposa acerca de cómo José la había tratado. 20Entonces agarró a José y lo metió en la cárcel donde estaban los presos del rey. José quedó allí, 21pero el Señor estaba con José en la cárcel y le mostró su fiel amor. El Señor hizo que José fuera el preferido del encargado de la cárcel. 22Poco después el director puso a José a cargo de los demás presos y de todo lo que ocurría en la cárcel. 23El encargado no tenía de qué preocuparse, porque José se ocupaba de todo. El Señor estaba con él y lo prosperaba en todo lo que hacía.

Santa Biblia, Nueva Traducciόn Viviente, © 2008, 2009 Tyndale House Foundation.


Learn More About Nueva Traducción Viviente