Mostrando empatía

Dia 5 de 5 • Ver la lectura de hoy

Devocionales

El Buen Samaritano



La historia del Buen Samaritano es una que resulta familiar para la gente, sea o no cristiana. Es una historia sobre un hombre, que resultó ser un "experto en la ley" (Lucas 10:25 NVI). Más adelante en el versículo, le hizo a Jesús una pregunta que pretendía poner a prueba al Mesías: "¿Qué debo hacer para heredar la vida eterna?" 



Al estilo de Jesús, respondió a la pregunta con una pregunta, "¿Qué está escrito en la ley?" (Lucas 10:26 NVI). Y el"experto"respondió: "Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas y con toda tu mente", y, "Ama a tu prójimo como a ti mismo" (Lucas 10:27 NVI). El hombre conocía la ley, pero necesitaba que le aclararan quién era ese "prójimo". 



En este momento, Jesús se adentró en la historia de un hombre que fue golpeado por ladrones y dejado por muerto a un lado del camino. Dos hombres de Dios, un sacerdote y un levita, pasaron por delante de él. Entonces, un samaritano —que era despreciado por el pueblo judío— se acercó, y cuando vio al hombre roto y golpeado, sintió compasión por él. Pero no se quedó ahí, sino que hizo algo al respecto.



En el lenguaje actual, lo que el samaritano hizo por el hombre equivaldría a que nosotros viéramos a una persona herida, la metiéramos en nuestro coche y la lleváramos a la sala de urgencias local. Luego, una vez vendada y mejorada, la llevamos a un hotel para que se cure y descanse, y nos quedamos esa noche para ayudar. Si eso no es suficiente, le damos al gerente del hotel más dinero para que le proporcione cualquier otra cosa que el herido pueda necesitar, y nos ofrecemos a reembolsarle cualquier gasto extra. 



Eso es mucho para una sola persona, ¿no? Lo es. Ha sido una donación increíblemente generosa de tiempo, emociones y dinero. Pero esto es lo que hace la empatía. La empatía trae inconvenientes, trastornos y complicaciones a nuestras vidas y, al mismo tiempo, trae paz, propósito y alegría. Sin embargo, a veces no nos esforzamos porque hay muchas necesidades en este mundo. No tenemos que ayudar a todo el mundo, ni podemos hacerlo. Ayudemos a la próxima persona herida que veamos.



Si te encuentras con que realmente no comprendes cómo vivir con empatía, aquí tienes algunas formas de ayudar a ajustar tu mentalidad para que puedas ver las necesidades que tienes delante:




  • Ora diariamente, "Dios, dame tus ojos para ver quién está sufriendo cerca de mí"
  • .
  • Cuando escuches que alguien está pasando por un momento difícil, imagina que eres tú quien está pasando por eso. Tu corazón se ablandará, y mientras lo hace, encuentra una manera de ayudar a disminuir su carga con una oración, una palabra amable o un acto desinteresado.

  • Acostúmbrate a escuchar a la gente sin decir nada. A medida que hablen, busca entender lo que ha sucedido en su pasado y lo que está sucediendo en su presente que lo ha llevado a donde está ahora.