Mostrando empatía

Dia 1 de 5 • Ver la lectura de hoy

Devocionales

El máximo ejemplo de empatía 



Jesús es el ejemplo máximo de mostrar empatía. Fue enviado por Dios a la tierra y nació como humano para salvar a la humanidad y ofrecerle la vida eterna. Su humanidad le permitió tener experiencias humanas, que a su vez, le dieron la capacidad de empatizar con nosotros. Leemos en Hebreos 4:15 que Jesús es nuestro "gran sumo sacerdote" y que empatiza con nuestras debilidades porque al igual que nosotros, fue tentado en todo, pero no pecó. 



Los evangelios -Mateo, Marcos, Lucas y Juan- están llenos de historias en las que Jesús sintió empatía por la gente. En Lucas 7:11-17, aprendemos sobre el hijo de una viuda que acaba de morir. Jesús vio a la multitud de personas que llevaban el cuerpo del niño y cuando la vio, tuvo compasión. Tanto que le dijo que no llorara y luego se dio la vuelta y resucitó a su hijo. Jesús sintió compasión por ella y luego decidió hacer algo al respecto. 



Podemos sentir compasión y ser comprensivos porque alguien sufre o está en una situación difícil, pero la empatía es un poco diferente: es activa. Busca ayudar a suplir la necesidad o aligerar la carga. Podemos decir que queremos satisfacer las necesidades de los demás y realmente "amarnos unos a otros", pero sin empatía, perdemos la oportunidad de ponerla en acción y aliviar su dolor. La empatía requiere dar pasos hacia el dolor de alguien. Puede que no seamos grandes en ello de inmediato, pero con algo de práctica, podemos aprender a mostrar empatía como Jesús. 



Durante los próximos cuatro días de este plan, veremos lo que la Biblia tiene que decir sobre la empatía y cómo podemos crecer en la nuestra para ser las manos y los pies de Jesús.