El poder de nuestras palabras

Devocionales

 Nuestras palabras reflejan lo que tenemos en el corazón.

 

Que hermoso es ser reconocido como una persona de bien, ¿no lo crees? Es interesante porque podemos distinguir fácilmente a quienes tienen amor en su corazón y desean en bienestar de los demás con solo escucharles hablar; cuando una persona tiene a Dios en su interior entonces habla conforme Dios demanda y desea; cuando es odio, resentimiento, amargura o deseos de venganza lo que enseñorea su ser entonces vamos a escuchar palabra de desaliento, odio o resentimiento.
La Escritura es clara cuando nos dice que de la abundancia del corazón habla la boca (Lucas 6;45), es clara cuando dice también que debemos cuidar nuestro corazón porque de él mana la vida (Proverbios 4:23), sobre toda cosa guardada debemos cuidar lo que dejamos entrar a nuestro corazón porque ello será lo que gobierne nuestro ser (Mateo 6:21); es una lucha constante porque nuestro entorno nos incita al pecado, al odio, resentimiento, venganza; es allí donde debemos ser luz en medio de la oscuridad y permitir que la luz de Cristo alumbre nuestro ser interior y que las demás personas vean esa misma luz brillar.
Este es un maravilloso día en el cual el Señor nos permite brillar, no dejemos pasar la oportunidad y hablemos con amor a todos los que nos rodean, no demos por sentado que los demás saben que les amamos, digámoslo sin temor; oremos al Señor: amante Padre celestial, Dios de amor, misericordia y bondad, sabemos que nos amas con amor eterno y que deseas que seamos un reflejo de ti acá en la tierra; ayúdanos, en el nombre de Jesucristo te lo pedimos, para que reflejemos ese amor maravilloso y que cada palabra que salga de nuestra boca sea para edificación de quienes nos rodean, amén.