El poder de nuestras palabras

Dia 2 de 7 • Ver la lectura de hoy

Devocionales

Nuestras palabras siempre impactan. 

 Está claro que no somos Dios ni que tenemos el mismo poder que él para hacer las cosas, sin embargo, respecto a las palabras que digamos debemos tener sumo cuidado porque en realidad se cumple lo que dice en Isaías 55:10-11: no hay palabra que no produzca un impacto, ya sea para bien o para mal.
La Escritura nos relata que las veces que Dios habla se produce inmediatamente aquello que dice; cada vez que el Padre abre su boca se cumple el cometido para lo cual lo hace; lo mismo sucede con nosotros aunque en menor escala; siempre que abrimos la boca y lanzamos una palabra la misma se va e impacta, hace, logra, transforma, quebranta o destruye a quien la escucha; no sé si te ha sucedido que estás triste y una persona se acerca a ti y te lanza una palabra de aliento, inmediatamente se produce un cambio en nuestro interior y muchas veces, si permitimos que ella entre a lo más profundo de nuestro ser, va a transformar para bien, en otras ocasiones nos sentimos bien y alguna persona lanza una palabra de desaliento o duda y ella también impacta en nosotros.
Tengamos cuidado porque cada palabra que decimos es un reflejo de lo que tenemos en nuestro interior, este punto lo veremos mañana si nuestro amado Padre lo permite, por ahora te invito a que juntos oremos al Padre: amado Señor, en este maravilloso día que nos otorgas te alabamos y glorificamos porque nos das el don maravilloso de poder hablar y conversar con aquellas personas que nos rodean, en el nombre de Jesucristo te queremos pedir que nos ayudes a ser personas que alienten, ayuden y sustenten a quienes lo necesiten; ayúdanos a impactar de manera positiva en nuestros semejantes y así ser reconocidos como tus hijos e hijas, amén.