Exit Parallel Mode
 
3
1¿Woli ba c cha' sub lojon c bʌ ti uts'at? ¿Yom ba mic cha'len lojon che' bajche' mi' cha'leñob yaño' bʌ mu' bʌ i pʌsob majlel jun ba' mi' yʌc'ob i bʌ ti cʌjñel? ¿Yom ba mij c'ajtibeñetla jun mu' bʌ i yʌc'on lojon ti cʌjñel? 2I wentajetla jun mu' bʌ i yʌc'on ti cʌjñel. Ts'ijbubiletla tic pusic'al lojon. Cʌmbiletla i cha'an pejtelel winicob x'ixicob. Mi la' q'uejlel ti' tojlel pejtelelob che' bajche' jun. 3Come tsiquil i juñetla Cristo tsa' bʌ c ts'ijba lojon. Mach ti tintajic ts'ijbubiletla, pero yic'ot i yEspíritu jini cuxul bʌ Dios, mach ti xajlelic pero ti la' pusic'al.
4Xuc'ulon lojon ti Dios cha'an ti' p'ʌtʌlel Cristo, 5come ma'anic c bajñel p'ʌtʌlel lojon cha'an mic ña'tan lojon bajche' yom. Pero ch'oyolʌch ti Dios c p'ʌtʌlel lojon. 6Dios tsi' yʌq'ueyon lojon c p'ʌtʌlel ti' ye'tel ti jini tsiji' bʌ t'an. Ma'anic mic sub lojon jini ts'ijbubil bʌ mandar mach bʌ mejlic i coltan winicob x'ixicob. Mic sub lojon laj cuxtʌlel mu' bʌ i yʌq'ueñonla jini Ch'ujul bʌ Espíritu. Come jini ts'ijbubil bʌ mandar mi' tsʌnsañonla yilal, pero jini Espíritu mi' yʌq'ueñonla laj cuxtʌlel.
I ñuclel jini Tsijib Xuc'ul bʌ T'an
7Wen ñuc jini mandar mu' bʌ i yʌc'onla ti chʌmel, ts'ijbubil bʌ ti xajlel. Che' bʌ tsa' aq'uentiyob israelob, ma'anic tsa' mejli i q'uelbeñob i wut Moisés cha'an tsa' wen tsictiyi i sʌclel Dios ti' wut, anquese ora jach tsa' caji ti yajpel. 8¿Mach ba ñumen ñuquic i ye'tel jini Espíritu? 9Mi ñuc jini mandar mu' bʌ i yʌc'onla ti toj mulil, ñumen ñuc jini t'an mu' bʌ i yʌc'onla ti q'uejlel ti toj. 10Jini cha'an jini ñuc bʌ ti yambʌ ora mach chʌn ñuquix wʌle che' bajche' jini c'ax ñuc bʌ. 11Mi an i ñuclel jini tsa' bʌ jili, ñumen cabʌl i ñuclel jini mu' bʌ i coltañonla, come mach yujilic jilel.
12Che'ʌch jini c pijtaya lojon, jini cha'an ch'ejl mic cha'len lojon t'an, come añʌch c pijtaya lojon. 13Mach che'ic bajche' Moisés, come tsi' moso i wut ti pisil ti' tojlel jini israelob ame q'uelbentic i wut che' bʌ wolix ti yajpel i sʌclel. 14Tsa' tsʌts'ayob i pusic'al jini israelob, come c'ʌlʌl wʌle anto pisil yilal ti' wut che' mi' q'uelob jini oñiyi bʌ trato, come ma'anic mi' ch'ʌmbeñob isujm. Mi' loc'sʌbentelob che' mi' ñopob Cristo. 15C'ʌlʌl wʌle che' mi' q'uejlel i ts'ijbujel Moisés, mosbil i pusic'al ti pisil yilal. 16Pero che' mi' sutq'uiñob i bʌ cha'an mi' ñopob lac Yum, mi caj i loc'sʌbentelob jini pisil. 17Come lac Yum jiñʌch Espíritu. Jini am bʌ i cha'an i yEspíritu lac Yum librejix. Mach chʌn cʌchʌlix ti mandar. 18Che' jini hermanojob, mach chʌn mosolix lac wut yilal. Che' mi laj q'uelben i ñuclel lac Yum che' bajche' ti espejo, mi lac utsi tsictesan i ñuclel. Mi laj q'uextʌyel majlel ti' yejtal Cristo che' mi' mel i ye'tel i yEspíritu lac Yum ti lac pusic'al.
3
1¿Estamos ya otra vez haciéndonos la propaganda? ¿Es que necesitamos, como ciertos individuos, presentarnos a ustedes con cartas de recomendación o recibirlas de ustedes? 2¡Nuestra carta de recomendación son ustedes mismos! La llevamos escrita en el corazón y todo el mundo puede conocerla y leerla. 3Y bien se les nota que son carta de Cristo redactada por nosotros; una carta escrita no con tinta, sino con el Espíritu de Dios vivo; no en frías losas de piedra, sino en las páginas palpitantes del corazón.
4Si hacemos gala de semejante confianza es porque la hemos alcanzado de Dios por medio de Cristo. 5No presumimos, pues, de estar capacitados para hacer algo por cuenta propia; nuestra capacidad proviene de Dios. 6Él fue quien nos capacitó para ser ministros de una alianza nueva, basada no en la letra de la ley, sino en la fuerza del Espíritu; y la letra de la ley es causa de muerte, mientras que el Espíritu lo es de vida.
7Y si lo que era instrumento de muerte*, grabado con letras sobre piedra, fue proclamado con tal gloria* que los israelitas no podían fijar sus ojos en el rostro de Moisés a causa de su resplandor —que era perecedero—, 8¿no será mucho más glorioso lo que es instrumento del Espíritu? 9Pues si lo que es instrumento de condenación estuvo rodeado de gloria, ¿no lo estará mucho más lo que es instrumento de salvación? 10En efecto, lo que fue glorioso ha dejado de serlo al quedar eclipsado por una gloria más excelsa. 11Porque si ya lo perecedero fue glorioso, mucho más glorioso será lo permanente.
12Con una esperanza así, ¿no vamos a actuar con plena libertad? 13Pues no es nuestro caso el de Moisés, que se cubría el rostro con un velo para evitar que los israelitas contemplaran el apagarse de un resplandor perecedero. 14A pesar de todo, sus mentes siguen ofuscadas y el velo aquel, que solo Cristo puede destruir, permanece sin descorrer hasta el día de hoy cuando leen las Escrituras de la antigua alianza. 15Hasta hoy, efectivamente, un velo nubla su mente siempre que leen a Moisés; 16solo cuando se conviertan al Señor, desaparecerá el velo. 17Y es que el Señor es el Espíritu, y donde está el Espíritu del Señor hay libertad. 18En cuanto a nosotros, llevando todos el rostro descubierto y reflejando la gloria del Señor, vamos incorporando su imagen cada vez más resplandeciente bajo el influjo del Espíritu del Señor.