Parallel
36
Cuarto discurso de Eliú
1Eliú prosiguió:
2«Permíteme continuar, y te mostraré la verdad de lo que digo. ¡Porque aún no he terminado mi defensa de Dios! 3Voy a presentarte muchos ejemplos de la justicia de mi hacedor. 4Te estoy diciendo la pura verdad, pues poseo conocimientos bien equilibrados.
5»¡Dios es Todopoderoso y sin embargo a nadie menosprecia! Es perfecto en su entendimiento. 6No recompensa con sus bendiciones a los malvados, sino que les da la justa medida de su castigo. 7No se desentiende de los buenos; por el contrario, los honra colocándolos en tronos eternos. 8Si les vienen tribulaciones y se ven esclavizados y afligidos, 9él se toma el trabajo de indicarles la razón; lo que hayan hecho de malo o en qué se han portado altivamente. 10Les ayuda a escuchar su instrucción para que se aparten de su pecado. 11Si lo escuchan y obedecen, serán bendecidos con dicha y prosperidad toda su vida. 12Si no lo escuchan, perecerán en batalla y morirán por su falta de sensatez.
13»Pero los impíos cosechan la ira de Dios. Ni siquiera se vuelven a él cuando los castiga. 14Mueren en su juventud, luego de vivir disipada y depravadamente. 15 A los que sufren, Dios los libra mediante el sufrimiento; en su aflicción, los consuela.
16»¡Cómo ansiaba él atraerte y apartarte del peligro para llevarte a un extenso y agradable valle en donde hacerte prosperar! 17Pero estás demasiado preocupado con tus imaginarias quejas contra el prójimo. 18¡Cuidado! No dejes que tu ira contra el prójimo te lleve a burlarte de Dios. No permitas que tus sufrimientos te amarguen en contra del único que puede librarte. 19¿Piensas realmente que si gritas bastante fuerte contra Dios, él se avergonzará y se arrepentirá? ¿Acabará ello con tu castigo? 20No anheles la noche, con sus oportunidades para el crimen. 21Apártate del mal, pues fue para evitar que cayeras en una vida de maldad que Dios te envió este sufrimiento.
22»Mira, Dios es exaltado por su poder. ¿Qué maestro hay como él? 23 ¿Quién podrá decir que lo que él hace es absurdo o malo? 24Por el contrario, glorifícalo por sus poderosas obras que lo han hecho famoso. 25Desde lejos las han visto todos.
26»Tan grande es Dios que ni siquiera hemos comenzado a conocerlo; nadie puede empezar a entender la eternidad. 27 hace subir el vapor de agua, y luego lo hace caer como lluvia 28que los cielos derraman. 29 ¿Puede alguien realmente comprender cómo se esparcen las nubes y los truenos que ellas encierran? 30Mira cómo ilumina con el relámpago en torno suyo y cubre la cima de los montes. 31Mediante sus tremendos poderes en la naturaleza castiga o bendice a la gente, dándoles alimento en abundancia. 32 Se llena de rayos las manos, y lanza cada uno al punto que quiere. Sentimos su presencia en el trueno. Sirva esto de advertencia a todos los pecadores.