Génesis 38
NBV
38
Judá y Tamar
1Más o menos por ese tiempo, Judá salió de la casa de su padre y se fue a vivir a Adulán, a casa de un hombre llamado Hirá. 2Allí se casó con una mujer cananea, hija de Súa. 3La mujer quedó embarazada y tuvo un hijo, al que llamó Er. 4Después volvió a quedar embarazada y tuvo otro hijo, al que llamó Onán. 5Tiempo después tuvo otro hijo, al que llamó Selá. Este nació en Quezib.
6Cuando creció Er, su hijo mayor, Judá lo casó con Tamar. 7Pero Er era malo y Dios lo mató, 8Entonces Judá le dijo a Onán, hermano de Er:
―Tienes que casarte con Tamar, conforme a lo que nuestra ley exige del hermano del muerto. Así los hijos que ella tenga serán los herederos de tu hermano.
9Pero Onán no quería tener hijos que no se consideraran suyos, sino de su hermano. Por eso, aunque se casó con Tamar, cada vez que tenía relaciones sexuales con ella derramaba el semen fuera. De esa manera evitaba darle hijos a su hermano. 10Esto le pareció muy malo a Dios, y lo mató también a él.
11Entonces Judá le dijo a Tamar, su nuera, que no se casara por el momento y que se quedara en la casa de sus padres, hasta que Selá tuviera edad suficiente para casarse con ella. Realmente era una excusa, porque temía que su hijo menor también muriera al casarse con ella. Tamar, pues, volvió a vivir con sus padres.
12Pasó el tiempo, y la esposa de Judá, que era hija de Súa, murió. Cuando terminó el tiempo del duelo, Judá y su amigo Hirá, el adulanita, fueron a Timnat a esquilar las ovejas. 13Alguien le dijo a Tamar que su suegro iba a Timnat a esquilar las ovejas. 14Entonces ella, comprendiendo que él no iba a dejarla casar con Selá, a pesar de que él ya tenía edad suficiente, se quitó la ropa de viuda, se cubrió con un velo para no ser reconocida, y se sentó junto al camino, a la entrada de Enayin, que está en el camino a Timnat. 15Judá la vio al pasar y creyó que era una prostituta, ya que tenía el rostro cubierto con un velo. 16Él se detuvo y le propuso que lo dejara acostarse con ella, sin darse cuenta de que era su nuera.
―¿Cuánto me pagarás? —preguntó ella.
17―Te enviaré un cabrito de mi rebaño —prometió él.
―¿Qué prendas me darás para que tenga la seguridad de que me lo vas a mandar? —preguntó ella.
18―Bien, ¿qué es lo que quieres? —preguntó Judá.
―Dame el sello que usas para identificarte, tu cordón y tu bastón —respondió ella. Él le entregó las prendas, y tuvieron relaciones sexuales. Ella quedó embarazada 19y volvió a ponerse su ropa de viuda.
20Judá le pidió a su amigo Hirá, el adulanita, que le llevara el cabrito a la mujer y le pidiera que le devolviera las prendas que le había dado. Pero Hirá no pudo encontrarla; 21así que les preguntó a los hombres de la ciudad:
―¿Dónde vive la prostituta que estaba junto al camino, a la entrada del pueblo?
―Aquí nunca ha habido una prostituta —le contestaron.
22Entonces Hirá volvió a donde estaba Judá y le dijo que no la había podido encontrar. También le contó lo que le habían dicho los hombres del pueblo.
23―¡Que se quede con las prendas! —exclamó Judá—. Hemos hecho lo que teníamos que hacer. Yo cumplí con enviarle el cabrito, pero tú no la encontraste. Seríamos el hazmerreír del pueblo si volvemos a ir.
24Tres meses más tarde, le contaron a Judá que Tamar, su nuera, se había acostado con otro hombre, y que estaba embarazada.
―¡Sáquenla y quémenla! —ordenó Judá.
25Pero, cuando la sacaban para quemarla, ella le envió el siguiente mensaje a su suegro: «El dueño de este sello de identificación, de este cordón y de este bastón es el padre de mi hijo. ¿Los reconoces?».
26Judá reconoció que eran suyos y dijo:
―Ella es más justa que yo, porque yo no quise cumplir mi promesa de darle a mi hijo Selá por esposo.
Por su parte, Judá nunca más volvió a tener relaciones sexuales con ella. 27Llegado el tiempo del parto, Tamar tuvo mellizos. 28En el momento de nacer, la partera le ató un hilo rojo en la muñeca del que apareció primero. 29Pero este metió la mano, y nació primero el otro. Entonces la partera exclamó: «¡Qué brecha te abriste!». Por eso le pusieron Fares, (el que salió). 30Poco después nació el bebé que tenía el hilo rojo en la muñeca, y lo llamaron Zera.

Nueva Biblia Viva

(The New Living Bible, Spanish)

Copyright © 2006, 2008 por Biblica, Inc.®

Usado con permiso. Reservados todos los derechos en todo el mundo.

Learn More About Nueva Biblia Viva