Génesis 25
NBD
25
Muerte de Abraham
1Abraham volvió a casarse. Su nueva esposa se llamaba Cetura. 2Con ella Abraham tuvo los siguientes hijos:
Zimrán, Jocsán, Medán, Madián, Isbac y Súaj.
3Los dos hijos de Jocsán fueron Sabá y Dedán. Los hijos de Dedán fueron los asureos, los letuseos y los leumeos. 4Los hijos de Madián fueron Efá, Éfer, Janoc, Abidá y Eldá. Todos éstos fueron descendientes de Cetura.
5Todo cuanto Abraham poseía se lo dio a Isaac. 6A los hijos de sus otras mujeres les dio regalos, y los envió hacia el oriente, para alejarlos de Isaac.
7-8Abraham murió a la avanzada edad de ciento setenta y cinco años 9-10y fue sepultado por sus hijos Isaac e Ismael en la cueva de Macpela, cerca de Mamré, en el campo que Abraham le había comprado a Efrón, el hijo de Zojar el hitita. Fue sepultado junto a su esposa Sara.
11Después de la muerte de Abraham, Dios derramó abundantes bendiciones sobre Isaac. Isaac se quedó a vivir cerca del pozo de Lajay Roí.
Descendientes de Ismael
12-15Esta es una lista, por orden de nacimiento, de los hijos de Ismael, hijo de Abraham y de Agar, la esclava egipcia de Sara:
Nebayot, Cedar, Abdel, Mibsán, Mismá, Dumá, Masá, Hadar, Temá, Jetur, Nafis y Cedema.
16Estos doce hijos de Ismael fundaron las doce tribus que llevan sus nombres.
17Ismael murió a la edad de ciento treinta y siete años, y fue a reunirse con sus antepasados. 18Los descendientes de Ismael habitaron en la región que va desde Javilá hasta Sur, que está frente a Egipto, en la vía que va a Asiria. Así que Ismael se quedó a vivir en frente de todos sus parientes.
Nacimiento de Jacob y de Esaú
19Esta es la historia de Isaac, el hijo de Abraham. 20Isaac tenía cuarenta años cuando se casó con Rebeca, la hija de Betuel y hermana de Labán. Betuel y Labán eran arameos y vivían en Padán Aram. 21Como Rebeca no podía tener hijos, Isaac oró al SEÑOR a favor de ella. El SEÑOR escuchó su oración, de modo que Rebeca quedó embarazada. 22Pronto se dio cuenta que iba a tener mellizos porque los niños luchaban dentro de su vientre. Preocupada, Rebeca se dijo así misma: «Si las cosas van a seguir así, ¿para qué quiero seguir viviendo». Entonces fue a consultar al SEÑOR, 23Y Dios le dijo:
«En tu vientre hay dos naciones;
dos pueblos divididos desde antes de nacer.
Uno será más fuerte que el otro,
y el mayor servirá al menor».
24Llegado el momento, Rebeca dio a luz. 25El primero que nació era pelirrojo y tan velludo, que parecía tener un abrigo de piel. Por eso lo llamaron Esaú. 26Luego nació el segundo, que salió aferrado al tobillo de Esaú, por lo que lo llamaron Jacob (Suplantador). Isaac tenía sesenta años cuando nacieron los mellizos.
27Los niños crecieron. Esaú se hizo hábil cazador y le gustaba el campo, mientras que Jacob era muy tranquilo y prefería quedarse en la casa. 28Esaú era el favorito de Isaac, porque le daba de comer de lo que cazaba; pero Jacob era el favorito de Rebeca.
29Un día Jacob estaba haciendo un guiso cuando Esaú llegó del campo muy cansado 30y le dijo:
—Hombre, ¡estoy muerto de hambre! ¡Por favor, dame un poco de ese guiso rojo! (Por eso, a Esaú también se le conoció con el nombre de Edom, que significa rojo)
31—Muy bien, pero dame en cambio tu derecho de primogenitura —respondió Jacob.
32—¿De qué me sirve la primogenitura si me muero de hambre? —replicó Esaú.
33—Entonces prométeme bajo juramento que me cedes tu derecho de primogenitura —insistió Jacob.
Esaú hizo el juramento y vendió así sus derechos de hijo mayor al hermano menor. 34Entonces Jacob le dio pan y el guiso de lentejas.
Después de comer y de beber, Esaú se levantó y se fue. Así demostró que no le importaba para nada su derecho de hijo mayor.

Copyright 2006, 2008 by Biblica, Inc.®

Learn More About The New Living Bible, Spanish