Parallel
1
Introducción
(1.1-12)
Saludo#1.1-2 Esta carta comienza de manera similar a 1 Ts, con la mención de Silvano (Silas) y Timoteo; véase 1 Ts 1.1 nota  a.
1Pablo, Silvano y Timoteo saludan a la comunidad de los creyentes de la ciudad de Tesalónica, que están unidos a Dios nuestro Padre y al Señor Jesucristo. 2Que Dios nuestro Padre y el Señor Jesucristo derramen su gracia y su paz sobre ustedes.
Acción de gracias y petición#1.3-12 La acción de gracias (vv. 3-5; véase 1 Ts 1.2-10 n.) es más breve que en 1 Ts. La referencia a las persecuciones (v. 4) lleva a Pablo a afirmar que Dios es justo y castigará a quienes lo desobedecen (vv. 6-10).
3Hermanos, siempre tenemos que dar gracias a Dios por ustedes, como es justo que hagamos, porque la fe de ustedes está creciendo y el amor que cada uno tiene por los otros es cada vez mayor. 4De modo que nosotros mismos hablamos de ustedes con satisfacción en las iglesias de Dios, por la fortaleza y la fe que ustedes muestran en medio de todas las persecuciones y aflicciones que sufren.#1.4 Persecuciones y aflicciones: Cf. 1 Ts 2.14. 5Esto es una señal del justo juicio de Dios y muestra que él los ha juzgado dignos de entrar en su reino, por el cual están sufriendo.
6Pues es justo que Dios haga sufrir a quienes los hacen sufrir a ustedes, 7y que a ustedes, los que sufren, les dé descanso lo mismo que a nosotros. Esto será en el día en que el Señor Jesús aparezca#1.7 Aparezca: Lit. se revele. con sus ángeles#1.7 Con sus ángeles: Mt 25.31; Mc 8.38; véase 1 Ts 3.13 nota  f. poderosos, viniendo del cielo entre llamas de fuego.#1.7 Entre llamas de fuego: En el AT, la presencia de Dios se describe con frecuencia acompañada de fuego (Ex 19.18; 24.17; Dt 4.11-13; Ez 1.4; 8.2); en varias ocasiones, la imagen del fuego está relacionada con el juicio, como aquí (vv. 8-9). Cf. Is 66.15; Mt 25.41; 1 Co 3.13-15. 8Vendrá para castigar a los que no reconocen a Dios ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesús. 9Éstos serán castigados con destrucción eterna, y serán arrojados lejos de la presencia del Señor y de su gloria y poder,#1.9 Ap 20.9-10,14-15. Posible alusión a Is 2.10,19-21 (cf. Mt 7.23), que contrasta con la suerte de los que estarán «con el Señor para siempre» (1 Ts 4.17). 10cuando el Señor venga en aquel día para ser honrado entre su pueblo santo y admirado por todos los creyentes; pues ustedes han creído en el testimonio que les dimos.
11Con este fin oramos siempre por ustedes, pidiendo a nuestro Dios que los haga dignos del llamamiento que les hizo, y que cumpla por su poder todos los buenos deseos de ustedes y los trabajos que realizan movidos por su fe. 12De esta manera, el nombre de nuestro Señor Jesús será honrado por causa de ustedes, y él los honrará conforme a la bondad de nuestro Dios y del Señor Jesucristo.