HEBREOS 1
BLPH
1
Introducción (1,1-4)
Dios nos ha hablado por medio de su Hijo
1Dios habló en otro tiempo a nuestros antepasados por medio de los profetas, y lo hizo en distintas ocasiones y de múltiples maneras. 2Ahora, llegada la etapa final, nos ha hablado por medio del Hijo a quien constituyó heredero de todas las cosas y por quien creó también el universo.#Ez 38,16; Dn 2,28; 10,14; Mi 4,1; Hch 2,17; 1 Co 10,11; 1 Pe 1,20; Sal 2,8 (ver Mt 21,38); Jn 1,3; 1 Co 8,6; Col 1,16 (ver Pr 8,27-31). 3El Hijo, que siendo reflejo resplandeciente de la gloria del Padre e imagen perfecta de su ser, sostiene todas las cosas mediante su palabra poderosa y que, después de habernos purificado del pecado, se sentó junto al trono de Dios en las alturas#12,2; 2 Co 4,4; Col 1,15; Sal 110,1; Rm 8,34; Col 3,1; Ef 1,20. 4y ha venido a ser un valedor tanto más poderoso que los ángeles, cuanto es más excelente el título que ha recibido en herencia.#Ef 1,21; Flp 2,9.
I. Jesucristo, superior a los ángeles (1,5–2,18)
Hijo de Dios
5En efecto, jamás dijo Dios a ningún ángel:
Tú eres mi Hijo,
yo te he engendrado hoy.
Ni tampoco:
Seré para él un padre,
y él será un hijo para mí. # Sal 2,7; 2 Sm 7,14; 1 Cr 17,13.
6Asimismo, al introducir a su Hijo primogénito en el mundo dice:
Adórenlo todos los ángeles de Dios.#Col 1,18; Dt 32,43; Sal 97,7.
7Y mientras que de los ángeles dice la Escritura:
Dios hace espíritus a sus ángeles,
y llamas ardientes a sus ministros,#Sal 104,4.
8del Hijo, en cambio, dice:
Tu trono, oh Dios, permanece para siempre
y gobiernas tu reino con rectitud. # Sal 45,6-7.
9 Has amado la justicia y odiado la maldad;
por eso Dios, tu Dios, te ha ungido
con óleo de alegría haciéndote sobresalir
más que tus compañeros.
10Y dice también:
Tú, Señor, pusiste al comienzo
los cimientos de la tierra,
y hechura de tus manos son los cielos. # Sal 102,25-27.
11 Ellos perecerán; tú, en cambio, permaneces.
Como traje que envejece serán todos;
12 como si de un manto se tratara, los doblarás
y como ropa que se muda cambiarán.
Pero tú eres siempre el mismo
y tus años no tendrán fin.
13¿A qué ángel, en fin, dijo alguna vez:
Siéntate junto a mí
hasta que yo ponga a tus enemigos
por estrado de tus pies? # 10,12-13; Sal 110,1; Mt 22,44; Hch 2,34-35; 1 Co 15,25; 1 Co 15,25.
14¿No son todos ellos espíritus enviados con la función de servir a los que han de heredar la salvación?

La Palabra (BLPH) versión hispanoamericana Copyright © Sociedad Bíblica de España, 2010 Utilizada con permiso

Learn More About La Palabra (versión hispanoamericana)