Filemón Invitación a
NVI
Invitación a
Filemón
Desde la prisión en Roma, Pablo envío a sus amigos Tíquico y Onésimo a Asia Menor para que entregaran las cartas que conocemos como Colosenses y Efesios. Tíquico no conocía a los destinatarios, por eso Pablo tuvo que presentarlo en estas cartas (páginas Col 4:7 y Ef 6:21). Onésimo era oriundo de Colosas y posiblemente era conocido allí. Aun así, Pablo también tuvo que escribir en nombre de él; de hecho, debió escribir otra carta para él debido a que Onésimo había sido el esclavo de un próspero colosense llamado Filemón, que recibía a la comunidad de los seguidores de Jesús en su propia casa. Onésimo había huido, probablemente robándole a Filemón en el proceso, y había llegado a Roma. Allí se convirtió en seguidor de Jesús. Ayudaba a Pablo en la cárcel, pero ahora Pablo necesitaba que regresara a Colosas. Pablo esperaba que Filemón no solo perdonara a Onésimo, sino que lo acogiera ya no como a esclavo, sino como algo mejor: como a un hermano muy querido.
En esta breve carta a Filemón, Pablo resalta el cambio que se ha operado en la vida de Onésimo. Su nombre significa útil en griego, y Pablo le dice a Filemón que aunque Onésimo anteriormente había sido inútil (un siervo con el que no podía contar), ahora les era útil a ambos. La carta le recuerda a Filemón cuánto le debe a Pablo, ya que fueron los propios colaboradores de Pablo los que trajeron las buenas noticias de Jesús a su ciudad. Pablo dirige esta carta no solo a Filemón, sino también a Arquipo, otro líder de la iglesia, y a Apia (probablemente la esposa de Filemón), tal vez con la esperanza de que ayudaran a persuadir a Filemón para que hiciera lo que él le estaba pidiendo. Sin embargo, no le impone ninguna obligación a Filemón. En último término apela a él con base en el amor, aunque también le promete honrar las demandas de justicia al restituir todo lo que Filemón demandara.
Es muy probable que la apelación de Pablo tuviera éxito, porque de otra manera esta carta y las otras dos que Onésimo y Tíquico llevaban no se hubieran preservado. Una tradición dice que Onésimo no solamente fue liberado para trabajar con las iglesias, sino que con el tiempo llegó a ser el líder de la gran e influyente comunidad de creyentes en Éfeso. En su vida, por lo tanto, tenemos un ejemplo específico de la clase de transformación que se realizaba en miles de vidas a medida que las buenas nuevas de Jesús se esparcían a lo largo y ancho del Imperio romano.
Filemón

Santa Biblia, Nueva Versión Internacional® NVI®

© 1999, 2015 por Biblica, Inc.®

Usado con permiso de Biblica, Inc.® Reservados todos los derechos en todo el mundo.

Santa Biblia, Nueva Versión Internacional® NVI®

Copyright © 1999, 2015 by Biblica, Inc.®

Used by permission of Biblica, Inc.® All rights reserved worldwide.

Learn More About Nueva Versión Internacional - Español