Parallel
28
1Los perversos huyen aun cuando nadie los persigue,
pero los justos son tan valientes como el león.
2Cuando hay corrupción moral en una nación, su gobierno se desmorona fácilmente.
En cambio, con líderes sabios y entendidos viene la estabilidad.
3El pobre que oprime a los pobres
es como la lluvia torrencial que destruye la cosecha.
4Rechazar la ley es enaltecer a los perversos,
obedecer la ley es luchar contra ellos.
5Los malvados no comprenden la justicia,
pero los que siguen al Señor la entienden a la perfección.
6Es mejor ser pobre y honesto
que ser rico y deshonesto.
7Los jóvenes que obedecen la ley son sabios,
los que tienen amigos desenfrenados traen vergüenza a sus padres.#28:7 En hebreo a su padre.
8Los ingresos que se obtienen por cobrar altos intereses
terminarán en el bolsillo del que trata bien a los pobres.
9Dios detesta la oración
del que no hace caso de la ley.
10El que lleva a la gente buena por mal camino
caerá en su propia trampa,
pero los honrados heredarán cosas buenas.
11Los ricos se creen sabios,
pero no pueden engañar a un pobre que tiene discernimiento.
12Cuando los justos triunfan, todo el mundo se alegra.
Cuando los perversos toman el control, todos se esconden.
13Los que encubren sus pecados no prosperarán,
pero si los confiesan y los abandonan, recibirán misericordia.
14Benditos los que tienen temor de hacer lo malo;#28:14 O los que temen al Señor; en hebreo dice los que temen.
pero los tercos van directo a graves problemas.
15Para los pobres, un gobernante malvado es tan peligroso
como un león rugiente o un oso a punto de atacar.
16Un gobernante sin entendimiento oprimirá a su pueblo,
pero el que odia la corrupción tendrá una larga vida.
17La conciencia atormentada del asesino lo llevará a la tumba.
¡No lo protejas!
18Los intachables serán librados del peligro,
pero los corruptos serán destruidos de repente.
19El que se esfuerza en su trabajo tiene comida en abundancia,
pero el que persigue fantasías termina en la pobreza.
20La persona digna de confianza obtendrá gran recompensa,
pero el que quiera enriquecerse de la noche a la mañana, se meterá en problemas.
21Nunca es bueno mostrar parcialidad,
incluso algunos hacen lo malo por un simple pedazo de pan.
22Los avaros tratan de hacerse ricos de la noche a la mañana,
pero no se dan cuenta de que van directo a la pobreza.
23A fin de cuentas, la gente aprecia la crítica sincera
mucho más que la adulación.
24El que roba a su padre y a su madre,
y dice: «¿Qué tiene de malo?»,
es igual que un asesino.
25La avaricia provoca pleitos;
confiar en el Señor resulta en prosperidad.
26Los que confían en su propia inteligencia son necios,
pero el que camina con sabiduría está a salvo.
27Al que ayuda al pobre no le faltará nada,
en cambio, los que cierran sus ojos ante la pobreza serán maldecidos.
28Cuando los perversos toman el control, todos se esconden.
Cuando los perversos caen en la calamidad, los justos prosperan.