Una Mente Madura

Dia 4 de 5 • Ver la lectura de hoy

Devocionales

“Habilita para mantener una actitud de conquista”

Con la mentalidad de reino, no debemos vivir recogiendo las migajas, ni conformarnos con lo mínimo día a día, sino ser emprendedores, para comer el pan sin escasez, tal como es la intención de Dios con sus hijos. No nos centramos en el problema, sino en las posibles soluciones, sabiendo que Cristo ya me hizo más que vencedor, y me equipó para manifestarlo en medio de las circunstancias difíciles o abundantes.

La mentalidad de reino no se mantiene en el problema, lamentándose por lo que le sucede. No mira la circunstancia como limitante, sino que, como Pablo en la cárcel, fundamentó las iglesias locales con la palabra poderosa, transformadora, que trastornó el mundo entero, gobernó el ambiente contrario, impartió esta palabra a sus carceleros, y llegó hasta los que servían en la casa del Cesar.  

Dios, nos da la habilidad para ver los montes, no como estorbo o un obstáculo, sino como un recurso. También, nos da la capacidad, para sacar de los montes cobre, y luego nos da la creatividad para que con esta materia prima, formemos una industria exitosa. Si Dios te da limones, no pienses en saciarte con una rica limonada, vende la limonada, compra más limones y haz una industria que produzca permanentemente para tu familia, contrata a otros, produce fuentes de trabajo para muchos. Se productivo.

Lejos de ser un mero concepto mágico, el poder de emprender en el reino, es un proceso multidimensional, amplio, integrador, totalizador y promotor de aquellos aspectos esenciales de la vida cotidiana, de la que se nutren y al mismo tiempo, intentan explicarla, enriquecerla y aplicarla. No te quedes mirando el problema, asume con valentía que Dios te dio la posibilidad de crear, producir, de las cosas que otros no ven y no entienden. Pero que tú ves con claridad. 

Como un proceso de vida, es en esencia lo que Jesús predicó y vivenció al amparo del Reino de Dios, por lo que el objeto de nuestro trabajo es el mismo Reino de Dios y no puede existir ningún proyecto cristiano al margen. Oro para que esta Palabra te dimensione, y transformes tu manera de pensar.